Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solución urgente para vicios cotidianos: ¿Qué como si ayer fumé?

Los malos hábitos, cuanto más lejos mejor. Pero como la vida no es una foto de Instagram, aprenda a lidiar con ellos cuendo confiese que ha pecado

Solución urgente para vicios cotidianos: ¿Qué como si ayer fumé?

Puede que acostumbre a fumarse un cigarrillo después de comer o que abuse del café en el trabajo. Quizás no le gusta comer ensalada o no duerma tantas horas como necesitaría. Pero, ¿quién puede decir que es siempre sano al 100%? Los malos hábitos hacen que nuestro organismo tenga dificultades para asimilar algunas vitaminas, aunque podemos tomar otras para compensar los efectos negativos de nuestras costumbres menos saludables. "Las vitaminas no las puede generar nuestro cuerpo por sí solo, con lo cual, las tenemos que obtener a través de nuestra alimentación, de lo que comemos de manera diaria", arranca Miriam Obis, especialista en dietética y nutrición del Hospital Vithas Montserrat, en Lleida. En función de su vicio, le diremos qué vitamina le conviene reponer.

Fuma

“Los fumadores asimilan peor ciertos nutrientes. Uno de ellos, la vitamina C”, explica Miriam Obis. Además, “fumar acelera la oxidación a nivel cardiocirculatorio y pulmonar”, añade el doctor Juan Antonio Romero, portavoz de Doctoralia.

Potencie su consumo de vitamina C

La vitamina C es un potente antioxidante necesario para la renovación metabólica de nuestro organismo. La doctora Orbis recomienda tomarla a través de naranjas, mandarinas, limones, limas, pomelos, caquis, kiwis, perejil, albahaca, pimientos, zanahorias, brócoli...

No come ensalada

Las ensaladas son una gran fuente de vitaminas, minerales y fibra, pero la doctora Obis apunta que también podemos encontrarlos en otros alimentos.

Vitamina A

“Se puede obtener de zanahoria, tomate, melón, melocotón, espinacas, queso, huevo, sardinas, atún y calabaza, entre otros”, tranquiliza Obis.

Vitamina B6

"Está presente en el sardinas, atún, aguacate, plátano, pimientos, espinacas, legumbres y frutos secos".

Vitamina B12

“La encontramos en carnes, huevos, productos lácteos, pescados azules (sardinas, salmón, atún, boquerones…), pulpo y marisco”, añade la misma especialista.

Tiene la libido por los suelos

“El estrés, los hábitos nocivos y una alimentación inadecuada son, en muchos casos, responsables de la pérdida del apetito sexual. Elevan el proceso oxidativo de órganos que intervienen en el estímulo de la libido”, explica Romero.

Vitamina C

“Su ingesta mejora el impulso sexual y favorece el deseo de mantener relaciones, así como que las mismas sean más placenteras”, prosigue el doctor.

Toma demasiada cafeína

La doctora Obis advierte de que tomar demasiada cafeína puede hacer que absorbamos en menor proporción ciertas vitaminas. Lo justifica: "La vitamina B es soluble en agua, por lo que el efecto diurético del café hace que peramos más cantidad".

Vitamina B

"Algunos alimentos ricos en vitamina B: vísceras, carne de ternera, pollo, pescados azules (sardina, caballa, atún, salmón…), yema de los huevos, levadura de cerveza, cereales integrales, germinados, nueces, castañas, avellanas, aguacate, guisantes, soja, patatas coles…".

No toma demasiados lácteos

Son fuente de calcio y juegan un papel importante en la salud de los huesos.

Calcio

“Aumente el consumo de vegetales de hoja verde oscura (brócoli, col rizada, canónigos...), nabos, salmón, sardinas y semillas, entre otros”, enumera Obis.

Vitamina D

"La vitamina D nos ayuda a mantener fuertes los dientes y huesos. Es necesaria en nuestro cuerpo para poder fijar el calcio que ingerimos. La mejor fuente de vitamina D es exponerse al sol, sin abusar y con protección. En menor medida, también nos aportan vitamina D: los pescados azules, quesos curados, huevos, langostinos...".

Vitamina K

"Es importante para la coagulación y para mantener los huesos. La podemos encontrar en verduras de hoja verde (col, espinacas, col rizada, acelga, perejil, lechuga...), pescado y huevos".

No duerme

“El sueño depende del equilibrio entre la serotonina, el neurotrasmisor GABA, el triptófano y la melatonina”, explica Romero. La dieta y los hábitos de vida son factores determinantes en la calidad del sueño y en la cantidad de horas que dormimos.

Vitamina B6

"Juega un papel esencial en la producción de melatonina, la hormona del sueño, que genera la glándula pineal durante la noche, responsable de que disfrutemos de un sueño reparador. Es también el antioxidante más potente que genera el organismo".

Vitamina C

"Interviene en el GABA, que es un neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central, fundamental en la generación y mantenimiento del sueño profundo".

Vitamina E

"Los efectos antioxidantes de la vitamina E alcanzan también al tejido cerebral, mejorando las conexiones neuronales y favoreciendo un sueño reparador con un ritmo adecuado en la duración y profundidad de las fases del sueño".

Zinc

“El zinc potencia los efectos de la melatonina y ayuda a alcanzar el sueño con más rapidez y de manera más prolongada”.

Toma mucho el sol

Según Romero, “los efectos de las radiaciones UV se manifiestan con envejecimiento y mayor riesgo de cáncer de piel”. "En una dieta saludable, ya tomamos antioxidantes, los obtenemos de frutas, hortalizas y verduras", explica Obis. Las vitaminas C y E tienen un potente efecto antioxidante que protege la piel de las radiaciones solares.

Vitamina C

“La vitamina C previene el efecto oxidativo de los rayos del sol y es especialmente eficaz para prevenir los efectos inmediatos de la exposición al sol así como para reparar los daños causados”, señala Romero.

Vitamina E

"La Vitamina E mejora la tolerancia al sol de la piel, la fortalece a largo plazo y potencia los efectos de la vitamina C y otros antioxidantes como el selenio, que reduce el riesgo de padecer cáncer de piel debido a la exposición al sol, ayuda a preservar la elasticidad de la piel, y a mejorar su textura y apariencia", apunta el doctor.


Está hiperconectado

El doctor Romero alerta de que tal estado puede provocar síndrome de la visión informática, una lista de síntomas que presentan quienes pasan muchas horas frente a una pantalla. "De entre las muchas medidas y precauciones que se han de tomar para evitar estos síntomas, destaca la ingesta de vitamina A, pues ha demostrado tener un efecto protector sobre la vista, fortaleciendo la retina", recomienda el doctor.

Vitamina A

Como vuelve a insistir Obis, este micronutriente se obtiene a la perfección de la dieta. ¿Alimentos que lo contienen? “Zanahoria, tomate, melón, melocotón, espinacas, queso, huevo, sardinas, atún y calabaza, entre otros".

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información