Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Me duele la cabeza, ¿voy al médico o será una tontería?

Molestias comunes y cómo reaccionar ante ellas, según los propios doctores. ¿Tiene tos? Cuente cada día que la padece

Me duele la cabeza, ¿voy al médico o será una tontería?

Tal vez usted presuma, y con razón, de estar sano como un roble. La sensación de gozar de buena salud está muy extendida entre la población (el 75,3% de los españoles tiene esa percepción), y más aún entre los hombres (el 79,3%), según recoge la última Encuesta Nacional de Salud elaborada por el Ministerio de Sanidad y el Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, admita que en los últimos meses ha notado algún dolor o malestar, aunque haya sido pasajero. Al menos es lo que se puede deducir de la encuesta: el 82,3% de los ciudadanos consulta al médico a lo largo del año. Si usted se encuentra en este grupo, ha hecho bien. No infravalore ningún síntoma, porque puede ser una señal de alarma. “El organismo avisa casi siempre cuando hay una enfermedad, y hay que escucharle”, aconseja Oscar Beloqui, director de la Unidad de Chequeos Médicos de la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

Sin embargo, si es de los que no consulta con el médico por temor a que el achaque sea solo una tontería, conviene vencer el pudor, "sobre todo si nota que algo deja de funcionar normalmente de forma brusca o si aparece un síntoma inexplicable”, como aconseja Pablo Busca, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). Si el miedo a que le encuentren algo es la razón para no ir al médico, Beloqui argumenta: “Si hay algún trastorno, no va a desaparecer por no mirarlo. Lo mejor es buscar el motivo de esos síntomas y actuar”.

He aquí molestias comunes y el modo de actuar ante ellas.

Si le duele el tórax (pecho, costado…) pero no tiene otros síntomas, y el malestar aumenta cuando hace ciertos movimientos, es muy probable que estemos ante una lesión muscular

1. Dolor en el tórax: vaya al médico si, además, suda y está mareado. Si le duele el tórax (pecho, costado…) pero no tiene otros síntomas, y el malestar aumenta cuando hace ciertos movimientos, es muy probable que estemos ante una lesión muscular. En principio, no es motivo de alarma, como nos cuentan los expertos. Vaya al médico si se perpetua varios días.

Pero hay excepciones: "Si el dolor en el pecho es muy intenso, hay que acudir inmediatamente a urgencias”, destaca Óscar Beloqui. “Y si además tiene otros síntomas, como sudor frío, ganas de vomitar o sensación de mareo, hay que acudir a consulta urgente”, insiste el vicepresidente de SEMES.

2. Adormecimiento de las extremidades: vaya al médico si le sucede cada día. A todos se nos duermen las piernas o los brazos, sobre todo si los mantenemos durante un rato largo en determinadas posturas (por ejemplo, cruzados). Pero cuando eso sucede todos, o casi todos los días, puede que las vértebras, sobre todo las del cuello o la espalda, estén comprimiendo algún nervio, como aclara el centro médico de la Universidad de Maryland (EE UU). Si los síntomas se prolongan diariamente durante más de una semana, pida cita con su médico.

3. Dolor de espalda: vaya al médico si no desaparece a las dos semanas. Es una molestia frecuente: tanto, que el 80% de las personas tendrá dolor de espalda en algún momento a lo largo de su vida, y en un 30% de los casos, el dolor será crónico, según recoge la Encuesta Europea de Salud para España. El especialista de la Clínica Universitaria comenta: "Si el dolor aparece en una persona joven que ha realizado un ejercicio físico, en principio, no tiene por qué preocupar”. Siga las indicaciones habituales: tome analgésicos y evite hacer sobreesfuerzos. Si a las dos semanas persisten las molestias, el experto anima a consultarlo con el médico. Sin embargo, Beloqui opina que hay que adelantar la visita al facultativo en caso de sujetos mayores (a partir de 65) y dolores muy intensos.

4. Dolor de cabeza: vaya al médico si es persistente o súbito y muy intenso. El estrés, los cambios de tiempo, el ruido, los cambios hormonales… Cualquiera de estas circunstancias puede estar detrás de un dolor de cabeza (al 8% de los españoles le sucede con frecuencia). Pero si sus jaquecas son habituales, los expertos aconsejan no temer ir al doctor para que aclare a qué responde su cefalea y le prescriba un tratamiento.

Pero si el dolor aparece con más frecuencia, o es más intenso, lo mejor es que acuda a un médico, que aclare a qué responde su cefalea y le prescriba un tratamiento. Según MedLinePlus, el exceso de automedicación podría agravar el problema.

Si tiene más de 65 y el dolor de cabeza es muy fuerte, “puede ser la manifestación de una crisis hipertensiva o una hemorragia cerebral”, sugiere Óscar Beloqui, que insiste en que “hay que hacer caso a un síntoma intenso y que aparece súbitamente. No tiene por qué ser grave, pero no hay que mirar para otro lado”.

4. Desvanecimiento: vaya al médico si se golpeó en la cabeza o siente fatiga y dolor torácico. Tanto para quien los sufre, como para los que están a su lado, los desmayos suelen alarmar. Pablo Busca, que es jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Donostia, aclara que estos episodios pueden no ser graves si están precedidos por visión borrosa o sudoración, o “son desencadenados por estímulos como la micción, defecación o un acceso de tos” y, además, el afectado se recupera “en pocos minutos al tumbarse con los pies elevados. En casos así, no hace falta ir al médico puesto que lo normal es que sea un síncope”.

Sí tiene que ir al médico cuando el desvanecimiento se acompaña de dolor torácico, fatiga, movimientos anormales de brazos y piernas que provocan la caída al suelo. En estas condiciones, “es preciso hacer una valoración minuciosa urgentemente”, reitera Busca.

Tiene que ir al médico cuando el desvanecimiento se acompaña de dolor torácico, fatiga, movimientos anormales de brazos y piernas que provocan la caída al suelo

También es ineludible pasar por un reconocimiento médico después de perder la conciencia como consecuencia de un golpe en la cabeza o mientras se está haciendo ejercicio físico.

5. Cambio en los hábitos intestinales: vaya al médico si observa sangre en las heces. Si nota que va al baño más de lo que es su costumbre, antes de alarmarse deténgase a pensar si ha cambiado su alimentación, si ha podido comer algo que le haya podido sentar mal o si está atravesando por una etapa de estrés. Es la reacción de su intestino a una situación que le incomoda, como subraya Beloqui. Si después de una semana sigue con esos problemas, coméntelo con el médico.

Además, consulte inexcusablemente con el doctor si observa presencia de sangre en las heces. “Es probable que se trate de algo sin importancia, como las hemorroides”, tranquiliza Beloqui, pero "conviene descartar otros males".

6. Pérdida de peso: vaya al médico si es involuntario y pronunciado. Pesarse un día y ver que se han perdido dos kilos después de una semana de dieta y ejercicio, es la prueba de que sus sacrificios van por buen camino. Ver el mismo resultado sin hacer ni dieta ni ejercicio puede ser motivo de alegría si piensa que está un poco sobrado de peso. Pero si continúa perdiendo peso de forma involuntaria (hasta un máximo del 10% de su peso inicial), hay que buscar una explicación, según el experto de la CUN. Un examen médico completo le sacará de dudas.

7. Tos: vaya al médico si la ronquera ya dura 14 días o es usted fumador. Si es fumador, seguro que está harto de escuchar que la solución reside en dejar de fumar. Hágalo: en siete días, según el doctor Josep Morera, neumólogo de la Clínica Planas de Barcelona, desaparecerán los cuadros de asfixia

Por otro lado, la tos no es señal de alarma si aparece por sí sola, sin otros síntomas paralelos, pero debe acudir al médico si la ronquera dura más de dos semanas, como dicta la Asociación Española Contra el Cáncer, o se ha vuelto crónica en el caso de los fumadores.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información