Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El policiaco, según Enrique Urbizu

El cineasta explica las claves del 'thriller' en clásicos como 'Chinatown', 'Sed de mal', 'Bonnie y Clyde' o 'Atraco perfecto'

El Bilbao en el que nació y creció Enrique Urbizu, el director de La caja 507, era un escenario ideal para rodar thrillers. “Para comedia musical no valía”, dice con sorna el realizador. “Era una ciudad que en los 70 comenzaba a desmoronarse con la reconversión industrial, los grandes conflictos sociales y los años de plomo de ETA. Tenía una estética que nos permitía hacer películas en Super-8. Con una corbata y una pistola de juguete ya estabas disfrazado para rodar porque tenías el decorado perfecto: el gris, el óxido de hierro, la ría”. Así fue naciendo la pasión de este director por su género favorito: el cine policial.

Enrique Urbizu explica todas las claves del thriller policial en una entrevista que emite TCM y que sirve de introducción al ciclo que el canal emite durante los sábados del mes de junio. Una selección de películas en que incluye grandes clásicos como Chinatown, de Roman Polanski, Sed de mal, de Orson Welles, Bonnie y Clyde, de Arthur Penn, o Atraco perfecto, de Stanley Kubrick. Largometrajes en los que se puede ver el trabajo de agentes ortodoxos como Serpico, con Al Pacino, o el de detectives legendarios como Sam Spade y Philip Marlowe, que crearon respectivamente los escritores Dashiell Hammett y Raymond Chandler, y a los que interpretó en pantalla el gran Humphrey Bogart en títulos como El halcón maltés y El sueño eterno.

Para el autor de No habrá paz para los malvados, película ganadora de seis premios Goya, entre ellos los de mejor película y mejor director, el cine policial no admite mucha retórica. “Hay que ser concreto, duro, afilado, nítido, físico”. No debe haber divagaciones estéticas y la relación con el público también tiene que ser muy directa. “Los espectadores están siendo testigos de una investigación y tú, como director, les tienes que hacer participar”, explica.

Pero para Urbizu, lo mejor de este género es que escarba en el lado oscuro del capitalismo. “Las verdaderas corrientes de poder y financieras permanecen ocultas. Cuando te pones a analizar las conexiones y ves la parte de atrás de la información, te sale el thriller”, dice. Y concluye de forma tajante: “el mejor cine negro es el que habla de las tripas del sistema”. Porque Enrique Urbizu no tiene ninguna duda: “mientras no exista una sociedad más justa, seguirán haciéndose thrillers policiales”. Para él, son el mejor retrato del mundo en el que vivimos.