Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El chico malo de Bollywood, condenado a cinco años de cárcel

Salman Khan, uno de los actores más rentables de la industria cinematográfica en India, culpable de homicidio involuntario

El actor Salman Khan (en el centro), a su llegada a los juzgados el pasado 29 de abril.
El actor Salman Khan (en el centro), a su llegada a los juzgados el pasado 29 de abril.

Salman Khan, el prolífico actor de Bollywood, ha sido condenado a cinco años de cárcel como culpable de un homicidio involuntario por atropellar con su automóvil a un peatón y darse a la fuga. El caso, digno de guion de las películas que ha protagonizado, se remonta al año 2002 cuando, según la acusación, Khan conducía en estado de ebriedad por las calles de Bombay (India) y perdió el control de su vehículo invadiendo la acera y alcanzando a cinco personas que dormían en el suelo, una de las cuales murió.

Durante el juicio, el acusado se declaró inocente de todos los cargos y aseguró que no bebió y que no era él quien estaba al volante de su vehículo, sino su chófer, Ashok Singh. Sus declaraciones contradicen las aportadas por los 27 testigos que presentó el fiscal, que coinciden en señalar que, tras el choque, el actor salió desde el asiento del conductor y se marchó sin socorrer a las víctimas del atropello. "Apenas se podía sostener en pie", aseguró uno de los heridos. Ninguno de ellos identificó a Singh en el lugar de los hechos.

El único testimonio de la defensa fue precisamente el chófer de Khan, que tras una década de silencio admitió sorprendentemente ser el que conducía esa noche. Singh atribuyó el accidente al pinchazo de uno de los neumáticos, que le hizo perder el control del vehículo. Su versión, sin embargo, es totalmente opuesta a la que dio a la policía el entonces guardaespaldas del actor -presente durante el accidente-, que confirmó que Khan conducía bebido. El escolta no ha participado en el juicio porque murió en 2007 por tuberculosis.

Salman Khan, a su llegada este martes al aeropuerto de Bombay. ampliar foto
Salman Khan, a su llegada este martes al aeropuerto de Bombay.

El proceso se ha demorado más de una década tras las numerosas apelaciones de la defensa. En 2006 se decidió archivar el caso pero años después salieron a luz unos análisis que confirmaron que esa noche el actor duplicaba la tasa máxima de alcohol permitida. Con los nuevos datos, la fiscalía volvió a presentar cargos contra él.

Con más de 80 películas a sus espaldas -muchas de las cuales han batido récords de recaudación- Khan es también conocido por sus escándalos, que han hecho correr ríos de tinta en las revistas del corazón locales. Su fama de chico malo se complementa con su faceta de filántropo a través de su ONG, Being Human, centrada en mejorar la educación y servicios sanitarios de los más desfavorecidos de la sociedad india.

Sus fans ven el proceso contra él como una maniobra para desprestigiarle. "Espero que Dios te bendiga para puedas seguir entreteniéndonos. Te deseo lo mejor y recuerda que nadie ni nada podrá derrotarte", escribió en Facebook uno de los casi 25 millones de seguidores que acumula en esta red social. Aunque el tribunal lo haya declarado culpable, los analistas ven poco probable que el actor acabe entre rejas a corto plazo. Al fin y al cabo, protagoniza dos películas aún por terminar cuyos costes superan los 26 millones de euros.