Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
9 fotos

Prescritos

Las víctimas de Talidomida envejecen pidiendo justicia. La Audiencia Provincial les dió la razón, pero les niega la indemnizacuón porque el delito ha prescrito

Madrid / Barcelona / Alfamén / Andorra (Teruel)
  • Nacido en Alfamén (Zaragoza) en 1961. Tiene afectados ambos brazos y una pierna. Vive aún en la vivienda familiar de toda la vida con sus cuatro hermanos. Pasa gran parte de su tiempo en el ordenador. A su madre le dijeron que las deformaciones en su bebé se debían a que era ya mayor, 45 años, y a que había tenido otro aborto antes, y murió sin saber a que se debía estas deformidades. Jesús ahora reclama que se haga justicia con parte de la fortuna que el laboratorio ha ganado con la venta del fármaco y que el Gobierno se implique en esta lucha.
    1Jesús Marco Nacido en Alfamén (Zaragoza) en 1961. Tiene afectados ambos brazos y una pierna. Vive aún en la vivienda familiar de toda la vida con sus cuatro hermanos. Pasa gran parte de su tiempo en el ordenador. A su madre le dijeron que las deformaciones en su bebé se debían a que era ya mayor, 45 años, y a que había tenido otro aborto antes, y murió sin saber a que se debía estas deformidades. Jesús ahora reclama que se haga justicia con parte de la fortuna que el laboratorio ha ganado con la venta del fármaco y que el Gobierno se implique en esta lucha.
  • Nació en Barcelona en 1970. A Sofia estar casi sin brazos ni piernas no le impide moverse sola en transporte público desde la residencia donde vive a la casa de sus padres los fines de semana. Se maneja con una silla adaptada, utiliza su móvil, escribe e incluso presume de tener algunos cuadros en punto de cruz, que su madre Antonia exhibe orgullosa en el estrecho salón de su casa de Sant Boi de Llobregat, un municipio cercano a Barcelona. Su madre pide que se haga justicia, que se reconozca a las víctimas de la talidomida y que se indemnice a las víctimas. La mayor preocupación de Antonia es qué va a ser de su hija cuando ella falte.
    2Sofía García Nació en Barcelona en 1970. A Sofia estar casi sin brazos ni piernas no le impide moverse sola en transporte público desde la residencia donde vive a la casa de sus padres los fines de semana. Se maneja con una silla adaptada, utiliza su móvil, escribe e incluso presume de tener algunos cuadros en punto de cruz, que su madre Antonia exhibe orgullosa en el estrecho salón de su casa de Sant Boi de Llobregat, un municipio cercano a Barcelona. Su madre pide que se haga justicia, que se reconozca a las víctimas de la talidomida y que se indemnice a las víctimas. La mayor preocupación de Antonia es qué va a ser de su hija cuando ella falte.
  • Nacida en Somolinos (Guadalajara) en 1963. Tiene afectados todos los dedos de una mano izquierda y uno de la derecha. En 2010 acudió a una reunión de la Asociación de Víctimas de Talidomida de España (AVITE) en un hotel de Madrid y dice que se le cayó el mundo encima cuando vio la gravedad de algunos casos. Desde entonces está muy implicada en la lucha porque se haga justicia con el conjunto de víctimas. Dice poder hacer vida normal pese a tener ciertas limitaciones, como coger vasos con ambas manos o no haber podido ser peluquera, que es algo a lo que le hubiese gustado dedicarse. Actualmente trabaja como administrativa en una academia de idiomas.
    3Ana María Nacida en Somolinos (Guadalajara) en 1963. Tiene afectados todos los dedos de una mano izquierda y uno de la derecha. En 2010 acudió a una reunión de la Asociación de Víctimas de Talidomida de España (AVITE) en un hotel de Madrid y dice que se le cayó el mundo encima cuando vio la gravedad de algunos casos. Desde entonces está muy implicada en la lucha porque se haga justicia con el conjunto de víctimas. Dice poder hacer vida normal pese a tener ciertas limitaciones, como coger vasos con ambas manos o no haber podido ser peluquera, que es algo a lo que le hubiese gustado dedicarse. Actualmente trabaja como administrativa en una academia de idiomas.
  • Nació en Zaragoza en 1963. Tiene afectados ambos brazos y manos. Los médicos le dijeron a su madre que su deformidad se debía a un problema congénito. Aunque en su familia no hubiera nadie con un problema similar, le dijeron que alguna vez tenía que ser la primera. Luisa se queja de que ningún gobierno se ha puesto de su parte.
    4Luisa Torrijo Nació en Zaragoza en 1963. Tiene afectados ambos brazos y manos. Los médicos le dijeron a su madre que su deformidad se debía a un problema congénito. Aunque en su familia no hubiera nadie con un problema similar, le dijeron que alguna vez tenía que ser la primera. Luisa se queja de que ningún gobierno se ha puesto de su parte. EL PAÍS
  • Nació en Córdoba en 1959, aunque reside en Leganés (Madrid). Manuel se extraña cuando la gente se sorprende de las cosas que es capaz de hacer a pesar de su discapacidad, como jugar al tenis, atarse los cordones, cortar la carne o conducir un coche con habilidad. No tiene manos ni codos. Está jubilado y siempre ha trabajado como educador.
    5Manuel Bioque Nació en Córdoba en 1959, aunque reside en Leganés (Madrid). Manuel se extraña cuando la gente se sorprende de las cosas que es capaz de hacer a pesar de su discapacidad, como jugar al tenis, atarse los cordones, cortar la carne o conducir un coche con habilidad. No tiene manos ni codos. Está jubilado y siempre ha trabajado como educador.
  • Nació en Barcelona en 1959. No tiene piernas, tiene un brazo más corto, le falta un dedo de una mano y tiene varias vértebras rotadas. Estudió biología en la Universidad de Barcelona y ha trabajado como funcionaria en la Agencia Tributaria hasta hace dos años cuando le reconocieron una invalidez debido al empeoramiento de sus dolencias. Cada tres o cuatro horas tiene que tumbarse para descanasar por las contracturas que tiene en la espalda. Actualmente está formándose como adiestradora de perros.
    6Josefina Mompeó Nació en Barcelona en 1959. No tiene piernas, tiene un brazo más corto, le falta un dedo de una mano y tiene varias vértebras rotadas. Estudió biología en la Universidad de Barcelona y ha trabajado como funcionaria en la Agencia Tributaria hasta hace dos años cuando le reconocieron una invalidez debido al empeoramiento de sus dolencias. Cada tres o cuatro horas tiene que tumbarse para descanasar por las contracturas que tiene en la espalda. Actualmente está formándose como adiestradora de perros.
  • Nacido en Madrid en 1965. Tiene afectados ambos brazos, además de diversos problemas internos. Es jefe de obra en una constructora. Lleva diez años luchando para que se reconozca e indemnice a las víctimas a través de la asociación AVITE, donde es vicepresidente. Está casado y tiene un hijo de dieciséis años.
    7Rafael Basterrechea Nacido en Madrid en 1965. Tiene afectados ambos brazos, además de diversos problemas internos. Es jefe de obra en una constructora. Lleva diez años luchando para que se reconozca e indemnice a las víctimas a través de la asociación AVITE, donde es vicepresidente. Está casado y tiene un hijo de dieciséis años. EL PAÍS
  • Nacida en Villablina de Gumiel (Burgos) en 1966. Su brazo izquierdo y su pierna derecha no terminaron de desarrollarse. Trabaja como administrativa en una compañía de seguros y camina gracias a "Rufina", apodo que le ha puesto a su prótesis ortopédica y a un bastón. Intenta llevar una vida tranquila y teme el momento en el que su discapacidad la lleve a una silla de ruedas. La infancia de Esther no fue fácil y la recuerda con tristeza, ya que vivió en un pueblo pequeño y desde muy niña se vió desplazada por sus limitaciones. Pese a todo, consiguió finalizar sus estudios y licenciarse en psicología, lo que, asegura, la ha ayudado mucho en su lucha diaria.
    8Esther Fernández Nacida en Villablina de Gumiel (Burgos) en 1966. Su brazo izquierdo y su pierna derecha no terminaron de desarrollarse. Trabaja como administrativa en una compañía de seguros y camina gracias a "Rufina", apodo que le ha puesto a su prótesis ortopédica y a un bastón. Intenta llevar una vida tranquila y teme el momento en el que su discapacidad la lleve a una silla de ruedas. La infancia de Esther no fue fácil y la recuerda con tristeza, ya que vivió en un pueblo pequeño y desde muy niña se vió desplazada por sus limitaciones. Pese a todo, consiguió finalizar sus estudios y licenciarse en psicología, lo que, asegura, la ha ayudado mucho en su lucha diaria.