Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmontando a la estrella de Instagram

Sus fotos de desayunos tienen miles de 'me gusta', pero nutricionalmente no siempre son apropiadas. ¿Debe poner en su mesa lo que comparte en las redes? Lo valoramos

Desmontando a la estrella de Instagram Ver fotogalería

A la sabiduría popular del “desayuna como un rey” le podríamos añadir la coletilla “y no te olvides de colgarlo en Instagram”. Esta red social, rebosante de comida, presenta múltiples variedades del primer refrigerio de la mañana: desayunos de campeones, desayunos en la cama, desayunos de princesa, desayunos de domingo o desayunos con diamantes, a lo Audrey Hepburn. El fenómeno foodie (personas con un interés curioso y refinado por la comida) ha invadido las redes sociales. En Instagram, unos 130 millones de imágenes fueron etiquetadas con la palabra food a día 3 de octubre de 2014, según datos de Lamaga Comunica en un estudio de redes sociales y marketing.

Comer es uno de los atributos que define tu estilo de vida”, dice Genís Roca, experto en Internet y redes sociales

“Comer es uno de los atributos que define tu estilo de vida”, dice Genís Roca, experto en Internet y redes sociales. Según el socio de Roca Salvatella, la comida es algo que contextualiza bien a una persona sin comprometerla demasiado, como las fotos de pies en verano. Pero, ¿de qué está hecho el desayuno ideal (luzca en Instagram o solo en nuestra mesa)? Pues no deben faltar productos lácticos (leche, yogur…), proteína animal (huevo, embutido…) y pan o cereales como fuente de hidratos de carbono de absorción lenta. Y un café. Esta bebida nos aporta mucha energía y estimula el sistema nervioso. Además, los beneficios de su consumo moderado van de la reducción del riesgo a desarrollar diabetes tipo 2 o un ictus, en el caso de las mujeres no fumadoras.

Con la lección aprendida, navegamos por Instagram para averiguar si los desayunos más populares (esos que todos marcamos con apasionados likes) agradan también a los nutricionistas. Abel Mariné, catedrático de nutrición y bromatología del Campus de la Alimentación de la Universidad de Barcelona (UB), valora si, además de bellos, resultan sanos y abundantes (el 20% de las calorías diarias, según su criterio). “Cuando desayunamos llevamos muchas horas sin comer y nos espera una jornada larga, no es bueno ir corto de combustible”, arranca.

PULSE SOBRE LA IMAGEN: ponemos nota a los desayunos de Instagram

Desmontando a la estrella de Instagram

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información