Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Astronáutica

Por primera vez, dos europeas juntas en la Estación Espacial Internacional

La italiana Samantha Cristoforetti y la rusa Elena Serova coinciden desde anoche en el espacio

Todos los miembros de la expedición 42 en la Estación Espacial Internacional, con Serova (arriba) y Cristoforetti. Ampliar foto
Todos los miembros de la expedición 42 en la Estación Espacial Internacional, con Serova (arriba) y Cristoforetti. Nasa TV

Por primera vez desde su puesta en marcha, dos mujeres europeas habitan la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). La piloto italiana Samantha Cristoforetti se unió anoche a la tripulación de la estación en la que ya estaba la rusa Elena Serova para sumar dos europeas en sus instalaciones. Es la segunda vez en la historia de la astronáutica en que coinciden dos mujeres allí: la primera vez, en 2010, fueron las norteamericanas Tracy Caldwell y Shannon Walker las que compartieron espacio junto a cuatro compañeros masculinos.

Cristoforetti, capitana de la fuerza aérea italiana, es la primera mujer astronauta del país transalpino. Serova es la primera cosmonauta rusa que visita la ISS y la cuarta de la larguísima historia espacial rusa y soviética. Ingeniera y economista, a la rusa le precedieron únicamente Valentina Tereshkova (la primera mujer en el espacio, en 1963), Svetlana Savitskaya (segunda, en 1982) y Elena Kondakova (en 1997), de la larga lista de cosmonautas de Rusia y antes la Unión Soviética mandaron fuera de la Tierra.

¿Por qué no le preguntas a Alexander por su peinado?", respondió Serova a una pregunta sobre su pelo

La astronauta italiana (la séptima de su país) lleva sobre sus espaldas la responsabilidad de completar en sus seis meses en el espacio la misión Futura, una colaboración de la Agencia Espacial Europea y la división italiana que entre otros experimentos incluye la puesta en marcha de una impresora 3D que pueda hacer más llevadero el futuro de las misiones espaciales. 

La italiana y la rusa son, respectivamente, la número 58 y 59 que se unen al grupo de mujeres astronautas de la historia. Además de Italia, EE UU, y Rusia, otros ocho países han tenido compatriotas en el espacio: Reino Unido (1991), Canadá (1992), Japón (1994), Francia (1996), India (1997), Irán (2006), Corea del Sur (2008) y China (2012).

Las cuestiones relacionadas con el hecho de ser mujeres incomodan a Cristoforetti y a Serova. La capitana se negó a responder a preguntas de este tema en la rueda de prensa previa al despegue asegurando que ella no había hecho nada especial para ser la primera mujer astronauta de su país: "Simplemente he querido viajar al espacio y he resultado ser la primera".

Han volado 59 mujeres al espacio de 11 nacionalidades distintas

La italiana relató a este periódico sus impresiones sobre las cuestiones de género en el campo espacial: "No puedo deducir de mi experiencia personal conclusiones generales. Para ello se necesitan expertos que puedan comparar datos y reflexionar sobre este asunto. Pero no me gusta la impostación: los hombres siempre son individuos; las mujeres, una masa indefinida. Cuando leo frases como ‘nosotras las mujeres’, siempre me pregunto por qué esa mujer se otorga el derecho de hablar en mi nombre". Y reconocía la importancia de mantener modelos femeninos que animaran a más mujeres por la senda de la astronáutica.

Más incómoda es la situación vivida por Elena Serova, en buena medida por culpa de la estupidez de los periodistas, que le preguntaron en rueda de prensa por su maquillaje, por su peinado y por dejar a su hija sin madre durante seis meses. "Es mi trabajo", respondió a esa pregunta que no recibieron sus colegas hombres. Frente a la pregunta sobre su pelo decidió contraatacar: "¿Puedo hacerte una pregunta?", inquirió al periodista, "¿por qué no le preguntas a Alexandr por su peinado?", en referencia al cosmonauta Alexandr Samokutyaev, sentado a su lado.

Más información