Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mick Jagger alega estrés por la muerte de su novia

El diagnóstico es la pieza clave en la disputa que la banda mantiene con su aseguradora, que se niega a pagarles los ocho millones de dólares por suspender la gira tras el fallecimiento de su novia

El cantante Mick Jagger.
El cantante Mick Jagger. CORDON

Mick Jagger sufrió de estrés postraumático agudo tras el suicidio de su pareja L’Wren Scott el pasado 17 de marzo. Ese fue el diagnóstico que el cantante de los Rolling Stones recibió la pasada primavera después de que quien fuera su pareja durante trece años apareciera sin vida tras ahorcarse en su casa de Nueva York con apenas 49 años. Ahora el diagnóstico recibido por Jagger se ha convertido en una pieza clave en la disputa legal que la banda mantiene con su aseguradora, que se niega a pagarles los ocho millones de dólares que reclaman tras haber tenido que suspender siete conciertos de la gira por Australia y Nueva Zelanda en la que estaban embarcados cuando Scott falleció.

L’Wren Scott era uno de los muchos miembros de la familia Jagger que aparecía en la póliza de seguros de la banda y con la que el grupo se cubría las espaldas si se veía obligado a suspender la gira por la muerte “improvisa” de alguna de esas personas. En la lista estaban, además de L’Wren Scott, las ex mujeres de Mick Jagger, Bianca Jagger y Jerry Hall, siete hijos, cuatro nietos y varias ex novias.

Sin embargo, ahora la aseguradora sostiene que la muerte de Scott no está cubierta por la póliza puesto que la diseñadora ya sufría de depresión con anterioridad y por lo tanto su suicidio no se puede considerar una "muerte improvisa". “Mr Scott tenía intención de suicidarse y lo hizo y por lo tanto su muerte no ocurrió de repente y sin previo aviso”, se afirma en los papeles que la compañía de seguros ha presentado en un juzgado de Salt Lake City, de donde era originaria Scott. Además de allí, hay abiertas causas por el tema tanto en Londres como en Nueva York.

El juez ha dictaminado que la aseguradora podrá interrogar al hermano de Scott para saber cómo estaba L’Wren en los meses previos al suicidio y ha admitido a demanda que el diagnóstico que recibió Jagger fue realizado sin que un psiquiatra le examinara por lo que podría considerarse no válido. Tras la muerte de su pareja el cantante, de 71 años, lo único que manifestó públicamente fue: “Aún estoy luchando por entender por qué mi amante y mi mejor amiga acabó con su vida de una forma tan trágica. Nunca la olvidaré”.

El síndrome de estrés postraumático agudo es la misma enfermedad que sufren, entre otros, los veteranos de las guerras de Irak y Afganistán al regresar a casa. Entre sus síntomas destacan las pesadillas, los sentimientos de culpa y la parálisis emocional. El diagnóstico recibido por Jagger es la primera prueba del sufrimiento sentido por el veterano rolling tras la desaparición de una mujer de la que fue compañero durante 13 años y con la que parecía feliz.

Seis meses después de su muerte sigue siendo un misterio tanto para él como para el público por qué L’Wren Scott, ex modelo y diseñadora de éxito, decidió quitarse la vida sin dejar ninguna explicación para sus seres queridos. Tras el suicidio se especuló con la posibilidad de que se hubiera quitado la vida debido a las dificultades económicas por las que atravesaba su negocio pero hoy esa posibilidad parece ampliamente descartada por amigos y seres cercanos puesto que, a pesar de los problemas económicos, Scott era lo suficientemente rica como para hacerles frente. “No entiendo por qué lo hizo. Quizás fue un arrebato, un momento de locura” ha declarado su amigo y peluquero John Vial. La noche antes Scott había organizado una cena en su casa y parecía estar “floja, baja de moral” según alguno de los asistentes. Pero no lo suficiente como para sospechar que podría cometer suicidio. Ni ellos ni Mick Jagger sabrán nunca qué le ocurrió pero para la aseguradora de los Rolling Stones es una cuestión de ocho millones de dólares.

 

 

 

 

 

Más información