Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por una vez, las madres no tienen toda la razón

"No andes descalzo, que te vas a poner malo", nos decían. ¿Pero influye tanto el enfriamiento de pies en el resfriado común?

Por una vez, las madres no tienen toda la razón

No está demostrado que el enfriamiento de pies, sin la intervención de otros factores, sea causa directa de producción de enfermedades, aunque sí puede convertirse en uno de los desencadenantes del cuadro clínico. En el año 2005, la Universidad de Cardiff realizó un estudio para comprobar si el enfriamiento agudo de los pies causa el comienzo de los síntomas del resfriado común. En el mismo, se puso en evidencia que las personas expuestas a un descenso de temperatura en sus pies tenían más síntomas de resfriado al cabo de cinco días. Los resultados se atribuyen a una constricción de los vasos sanguíneos de los fosas nasales, algo que puede reducir la capacidad inmunológica en el tracto respiratorio superior. Entonces, ¿por qué decimos que las madres no tienen toda la razón cuando nos exhortan a calzarnos para evitar la enfermedad?

La enfermedad de las vías aéreas altas (catarro, resfriado, etc.) es muy frecuente en las estaciones frías debido a que es en ese momento cuando se produce la circulación de los virus que las originan. Esta es, sin duda, la relación causal más importante: época de frío con máxima circulación de virus. De hecho, en verano es la estación del año en que más tiempo estamos descalzos y apenas hay episodios de patología respiratoria.

Las puertas de entrada de los virus son las mucosas de fosas nasales y garganta. El frío puede disminuir la capacidad de nuestra mucosa para impedir la entrada de gérmenes. Junto al proceso ya descrito de la vasoconstricción, también se produce una disminución de la función de los cilios nasales en épocas de frío. Los cilios son los encargados del transporte mucociliar, que es el mecanismo de defensa más importante de nuestras fosas nasales.

Evitando el enfriamiento de nuestro cuerpo disminuimos uno de los factores favorecedores de la infección, es cierto, pero no de un modo determinante. Existen otras medidas contrastadas y eficaces, como no toser o estornudar frente a otras personas, hacerlo en un pañuelo de papel desechable, una higiene adecuada con lavado frecuente de manos, no compartir objetos de higiene o aseo y la vacunación de la gripe en los grupos poblacionales de riesgo.

Por una vez, las madres no aciertan completamente con su diagnóstico. Aunque, por supuesto, seguiremos poniéndonos el calzado cada vez que nos lo ordenan. "Que te vas a resfriar…".

* Moisés Robledo, Secretario de Información de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Consulte aquí las cuestiones resueltas por Moisés Robledo del Corro.

Envíenos su consulta sobre salud o bienestar.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información