Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Réquiem por el MIR

Fuera del ámbito de la profesión sanitaria pocos se habrán enterado y, menos aún, le darán importancia, pero el día 6 de agosto el Gobierno ha publicado en el BOEel certificado de defunción del sistema MIR tal y como lo conocemos ahora.

El sistema español de Formación Médica Especializada es reconocido por su valía y alta calidad en la formación de médicos especialistas y funciona adecuadamente desde hace más de 30 años. Siguiendo la norma de los políticos consistente en que si algo funciona bien, cámbialo, se acaba de publicar el denominado Decreto de Troncalidad. Hasta ahora, tras superar el examen MIR, el aspirante elegía hospital y especialidad que cursaba durante cuatro o cinco años, lo que lo capacitaba perfectamente para ejercer su especialidad en cualquier lugar. Cuando entre en vigor la nueva norma, el aspirante deberá elegir una troncalidad (quirúrgica, médica, diagnóstico, etcétera) que cursará durante dos años. En estos dos años peregrinará por las diferentes especialidades que forman parte de la rama elegida, sin centrarse en ninguna. Los restantes tres años los dedicará a la especialidad que desee o pueda escoger. Es decir, lo que antes se hacía en cinco años, ahora se hará realmente en tres o menos. Estos especialistas saldrán al mercado de trabajo con un importante déficit de formación que, sin duda, repercutirá en la asistencia sanitaria que tengan que prestar. Lamentablemente, los últimos Gobiernos nos han obsequiado con ministros/as de Sanidad que, con abrumadora mayoría, se han caracterizado por su elevado nivel de incompetencia, lo que en política parece ser un mérito (pocos, además, pertenecían a alguna profesión sanitaria). Descanse en paz el magnífico sistema MIR. La sociedad padecerá su muerte en unos pocos años.— José María García Colodro.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.