Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIDA SIMPLE

La hierba que sus amigos querrán que cultive en la cocina

Estas cuatro plantas crecen en interior y le solucionarán más de un sábado por la noche

La hierba que sus amigos querrán que cultive en la cocina
CORDON

Tener un huerto en casa y cultivar tomates o lechugas parece haberse convertido en el sueño de quienes quieren llevar el campo a la gran ciudad y vivir en un hábitat más natural. Si en lugar de un espacioso dúplex con jardín en las afueras, usted lo que tiene es un piso pequeño en el centro de la ciudad, no se preocupe, también puede darle un toque verde a su vida. ¿Quién no tiene un hueco para colocar cuatro macetas y cultivar sus propias plantas aromáticas?

La idea que les proponemos hoy no solo dará un toque campestre a su vivienda, también le permitirá utilizar los aromas de la hierbabuena, el tomillo, la albahaca y el romero para enriquecer sus cócteles veraniegos.

El compromiso con los nuevos habitantes será ineludible: tendrá que dedicarles unos diez minutos al día para alimentarlos con agua y reservarles un espacio junto a la ventana.

“Las hierbas aromáticas son plantas bastante resistentes siempre que se cultiven en tierra adecuada y se rieguen correctamente”, señala Elisa Blázquez, nutricionista de la Clínica Medicina Integrativa y autora del libro Dieta Integrativa.

Para el cuidado de estas plantas, la experta propone un método alternativo a los insecticidas químicos con el que se consigue un cultivo más natural. “Basta con preparar una mezcla de ajo, agua y jabón sódico y pulverizar la hierba una vez cada dos semanas”, indica. Un buen cuidado le permitirá usar sus hojas para preparar cócteles veraniegos con los que hacer frente a las altas temperaturas, e invitar a sus amigos (se lo merecen) un sábado por la noche cualquiera.

A continuación, les presentamos de la mano de Elisa Blázquez y Rafael Martín, barman y propietario del Brass Club, en Palma de Mallorca, las propiedades de estas plantas y las mejores recetas líquidas para refrescar el paladar.

1. Hierbabuena: corte las puntas.

A diferencia de otras plantas aromáticas, vive varios años. Se puede plantar por esquejes o con sus semillas y necesita permanecer en un lugar luminoso con al menos 4 horas de sol diarias, aunque lo ideal es que esté en semisombra. La hierbabuena crece mejor en terreno húmedo, por lo que es conveniente regarla diariamente sin llegar a encharcar la tierra. Dado que su crecimiento es rápido, la experta recomienda cortar las puntas conforme se vayan espigando las ramas. Así brotarán más tallos y la planta será más frondosa.

En cuanto a sus propiedades, la hierbabuena mejora la digestión, ayuda a la eliminación de gases y es tranquilizante y antiespasmódica. Además, se puede aplicar externamente en heridas o contusiones para aprovechar su acción antiinflamatoria y antiséptica.

Receta: Daiquiri de hierbabuena

La hierba que sus amigos querrán que cultive en la cocina

Ingredientes:

- 3 cl. de zumo de limón

- 4 cl. de hierbas mallorquinas (Tunel 14 Reserva Familiar)

- 8 gr. de azúcar

- 8 hojas de hierbabuena

- Cubitos de hielo

Preparación:
Verter todos los ingredientes en un recipiente y batirlos hasta obtener una textura tipo sorbete. Servir en vasos y decorar el borde con un cítrico deshidratado.

2. Albahaca: riego diario.

Lo ideal es plantarla entre marzo y junio y recolectarla una vez pasados 40 días, aunque se puede ir cortando a medida que va creciendo. La albahaca necesita mucha luz, mínimo 4 horas al día, y se deshidrata fácilmente. Es importante regarla diariamente y, en los días de mucho calor, varias veces en pequeñas cantidades (conviene observarla bien para que la tierra no quede seca). Si se cuida correctamente, la planta puede mantenerse en buenas condiciones hasta la mitad del invierno.

La albahaca es una hierba que estimula el apetito y favorece la digestión, y es adecuada para personas con gastritis o hernia de hiato. En estos casos, puede consumirse en infusión después de las comidas. También tiene propiedades anticoagulantes y mejora la circulación sanguínea. Su uso externo es beneficioso para mejorar el mal aliento o infecciones bucales (haciendo gárgaras con infusión de albahaca), como tónico capilar para evitar la caída de pelo o como repelente de mosquitos.

Receta: Cosmo de sandía y albahaca

La hierba que sus amigos querrán que cultive en la cocina

Ingredientes:

- 5 cl. de vodka de cítricos

- 2 cl. de Cointreau

- Zumo de lima (media lima exprimida)

- Sandía (2 rodajas finas)

- Albahaca (2 hojas)

- 3 cl. de Ginger Ale

Preparación:
Verter todos los ingredientes en una coctelera y machacarlos para sacar el jugo a la sandía. Añadir cuatro cubitos de hielo y agitar con fuerza. Servir en el vaso y añadir hielo picado y un chorrito de Ginger Ale. Decorar con una cuña pequeña de sandía.

3. Tomillo: la más resistente.

Se trata de una planta muy resistente que necesita mucho sol y que aguanta bien en todo tipo de tierras. Hay que regarla cada dos o tres días, ya que el exceso de humedad le perjudica. Es una de las plantas más antisépticas debido a su contenido en timol y sirve para combatir las infecciones en vías respiratorias, tracto gastrointestinal y piel. También tiene propiedades diuréticas, tranquilizantes y antiespasmódicas. Favorece la digestión y evita el exceso de flatulencia. La infusión de tomillo ayuda a combatir la tos.

Receta: Gimlet de tomillo

La hierba que sus amigos querrán que cultive en la cocina

Ingredientes:

- 6 cl. de Plymouth Gin

- 2 cl. de licor de Flor de Sauco

- Tomillo

- 1 cl. de zumo de lima

Preparación:
Poner en una cazuela unas ramas de tomillo con 250 ml. de agua y calentarlo. A continuación, verter cuatro cucharadas soperas de azúcar sin que el agua llegue a hervir. Retirar del fuego y añadir 1 cl. de zumo de lima. Dejar enfriar la mezcla y verterla en una coctelera con el resto de ingredientes (ginebra y licor). Agitar con fuerza. Servir la bebida en una taza de té con hielo picado. Por último, decorar con granos de pimienta y algún fruto rojo.

4. Romero: seque sus ramas.

Lo ideal es plantarlo en primavera y cortarlo a medida que va creciendo, pero nunca se debe podar más de ¼ de la planta porque se puede secar. Una vez cortadas las ramas, se deben depositar en un lugar seco y oscuro para que se sequen correctamente y duren todo el año. El romero es una planta muy resistente que aguanta bien la sequía; el exceso de agua puede favorecer la aparición de hongos. Es conveniente regarlo cuando la tierra esté seca y verter el agua sobre la raíz (no desde arriba).

Es una hierba rica en antioxidantes y hierro y su consumo resulta beneficioso si se padece anemia. También ayuda a mitigar los dolores menstruales y se utiliza como remedio natural en la dismenorrea. Debido a sus efectos estimulantes y tónicos, favorece la recuperación si se sufre alguna enfermedad respiratoria o del aparato digestivo. Su infusión es un buen remedio en casos de diarrea e indigestión.

Receta: Mai-Tai de romero y ágave

La hierba que sus amigos querrán que cultive en la cocina

Ingredientes:

- 2,5 cl. de Ron Brugal Añejo

- 1 cl. de miel de ágave

- 4 cl. de zumo de piña

- 2 cl. de zumo de naranja

- Romero

- Jengibre

- 1,5 cl. de granadina

Preparación:
Calentar en una cazuela 5 ramas de romero fresco, 250 ml. de agua y cuatro cucharadas soperas de azúcar. Añadir dos raíces de jengibre licuadas. A continuación verter la mezcla y el resto de ingredientes en una coctelera (excepto la granadina) y agregar cubitos de hielo. Agitar con fuerza. Servir la bebida en un tarro de cristal y añadir unas gotas de granadina. Decorar con corteza de cítricos secos y una rama de romero.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.