Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lecciones de Cristiano Ronaldo e Irina Shayk en 'Vogue'

La revista sorprende con un retrato del futbolista y la modelo donde solo él está desnudo

"Queríamos mostrar dos cuerpos maravillosos", asegura la publicación

Mario Testino para 'Vogue'.
Mario Testino para 'Vogue'.

Quienes trabajan en las revistas de tendencias pueden aseverar (y aseveran) que no siempre es fácil cerrar producciones fotográficas con deportistas de élite. Son tantos los compromisos deportivos y publicitarios que rodean a los futbolistas más top, que sus agendas apenas disponen de huecos para un café de trago rápido. Pero el amor, como es bien sabido, todo lo puede, incluso dibujar horas libres donde antes no existían. ¿Cómo es posible que Cristiano Ronaldo, con la Liga y la Champions aún sin concluir y el Mundial respirándole en la nuca, aceptara posar para la portada del número de junio de la edición española de la revista Vogue? "Fue por Irina", afirma Leticia Echávarri, redactora jefe de la revista. En el interior del número, el enamorado futbolista lo confirma: "Compartir portada con Irina supone mucho. Irina es la mujer más hermosa del mundo, y trabajar con ella ha sido, además de una sorpresa, algo muy especial; era la primera vez que hacíamos algo juntos. Y lo he disfrutado". La revista sale mañana a la venta, con un sensual retrato de Cristiano e Irina Shayk (sobre estas líneas) en portada. El futbolista portugués y la modelo rusa son novios desde 2010.

"Compartir portada con Irina supone mucho. Irina es la mujer más hermosa del mundo. Era la primera vez que hacíamos algo juntos. Y lo he disfrutado", asegura Cristiano Ronaldo

"Empezamos a hablar del tema con Irina en diciembre de 2012, en un trabajo que hizo para Vogue.Lo fuimos madurando y la última conversación tuvo lugar a finales de marzo, en Nueva York, con Cristiano, Irina y sus representantes", detalla a ICON Yolanda Sacristán, directora de la publicación.

La razón de este mediático posado, Irina Shayk, hasta ahora había sido también el obstáculo. Desde que empezaron su relación, la modelo se negó en redondo a posar con su pareja e incluso, en ocasiones, exigía a las cabeceras con las que colaboraba que no se mencionara el nombre del futbolista en el texto (por no hablar de titulares, entradillas y demás). Shayk, que ha sido imagen de Guess, Intimissimi o Replay, prefiere no mezclar negocios y placer, o trabajo y tabloides.

Pero, para la moda, decir Vogue es decir el BOE, solo que con más presupuesto y con un granado equipo de talentos. En este caso, el reportaje (que ocupa 16 páginas) nace de la mirada de Mario Testino, ese fotógrafo que ha logrado ser más famoso que muchos de sus retratados, y de Carlyne Cerf de Dudzeele, la estilista que acuñó la estética lujosa y extravagante de la época de las supermodelos. Sin embargo, la decisión de desnudarlo a él y vestirla a ella "salió natural", cuenta Yolanda Sacristán. "Ellos tienen un cuerpazo y nos apetecía mostrarlo. Ella también sale dentro con poca ropa, pero para la portada nos gustó esta foto. Y celebro que Cristiano aparezca desnudo, porque suele haber temor a mostrarlos a ellos sin ropa en las portadas de revistas. Y no entiendo el porqué. A mí me encanta". La directora de Vogue continúa: "Irina y Cristiano son gente encantadora. Invadimos su casa. De diez de la mañana a seis de la tarde. Él se fue primero a entrenar. Luego volvió. No pusieron ninguna pega".

La modalidad pareja en portada está dando buenos réditos a Vogue, aunque no exentos de polémica. La edición estaodunidense publicó hace unos meses una cubierta que se rendía a la voluptuosa pareja formada por Kim Kardashian y Kanye West, o la millonaria estrella de telerrealidad que la moda adora odiar, y el estiloso rapero que no calla ni bajo el agua. Las efectos se manifestaron pronto, en dos direcciones: por un lado, las curvas –¡al fin!– volvían a pasearse por la pasarela, y la venta de trajes de novia en color gris aumentaba en un 250%; por otro, los guardianes de las esencias de Vogue ponían el grito en el cielo por lo escasamente elegante (en el sentido más convencional de la palabra) de la pareja. Lo segundo es muy discutible, pero lo primero es bastante mejor que aquella vez en que las mechas y tatuajes causaron furor tras la portada de David y Victoria Beckham para otra revista norteamericana, W (bajo estas líneas). 

¿Habrá que esperar algo similar con los vestidos nupciales de apertura en la pierna, como la que luce Irina en la portada? Responde Yolanda: "Realmente Irina no va vestida de novia, pero se podría usar el vestido para una boda, ¿por qué no? Para novias atrevidas. Pero no se tratar de hacer una reivindicación, sino de mostrar dos cuerpos maravillosos. Es verano, son pareja y el Mundial está a la vuelta de la esquina", zanja la directora de la publicación.

Existen otros antecendentes de célebres parejas que posan ligeras de ropa para la portada de una revista (Patsy Kensit y Noel Gallagher para Vanity Fair, por ejemplo), pero ninguno tan famoso como el de John Lennon, desnudo y acurrucado junto a una Yoko Ono de cuello vuelto, en la portada de Rolling Stone. Pocas horas después –y disculpen la anotación: no pretendemos ser agoreros–, el Beatle sería asesinado.

Lecciones de Cristiano Ronaldo e Irina Shayk en 'Vogue'

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información