Pinault y Hayek quieren La Almoraima

La pareja, dispuesta a pagar 300 millones por la finca que en su día fue de Ruiz- Mateos

François-Henri Pinault y Salma Hayek.
François-Henri Pinault y Salma Hayek.GETTY

La finca de La Almoraima, en el término municipal de Castellar de la Frontera (Cádiz), se ha convertido en el objetivo de una docena de inversores extranjeros que tratan de hacerse con un tesoro natural que debido a su precio —300 millones de euros que pide el Estado— se encuentra al alcance de muy pocos. Entre ellos están el multimillonario francés François-Henri Pinault, perteneciente a la familia propietaria del conglomerado de marcas de lujo, e hijo y heredero de François Pinault, considerado uno de los 100 hombres más ricos del mundo con una fortuna estimada en 7.000 millones de dólares, y su esposa, la actriz Salma Hayek.

Esta pareja de ricos y famosos ha sido la primera a la que se ha podido poner rostro, ya que hasta su visita el pasado martes el mutismo acerca de los posibles futuros compradores de las casi 1.400 hectáreas que pretende enajenar el Gobierno ha sido total.

El empresario y la actriz llegaron el martes en helicóptero a la finca del Estado. Pasadas las 10 de la mañana aterrizaron en el antiguo cuartel de la Torre de La Almoraima, donde fueron recibidos por Isabel Ugalde, la directora gerente de la sociedad estatal dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que explota el latifundio, Almoraima S.A. Durante 20 minutos sobrevolaron la finca, para posteriormente recorrerla a bordo de un vehículo todoterreno. Luego visitaron el hotel existente en la finca y almorzaron en la Casa Convento. Después de degustar platos tan variados como los boquerones al estilo convento, pulpo, tostas con anchoas o presa ibérica y cordero, los famosos visitantes acudieron al llamado patio del corcho, donde se almacena, se recorta y se cose el corcho, antes de enfardarlo para su venta. La visita concluyó pasadas las cinco de la tarde, cuando a bordo del helicóptero en el que llegaron, y cuyo alquiler les costó 10.000 euros, Salma Hayek y su esposo despegaban de una finca a la que, en principio, optan.

Una vista de La Almoraima.
Una vista de La Almoraima.JULIÁN ROJAS

Ahora habrá que esperar a que la empresa especializada que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha contratado para realizar una tasación real de la finca termine sus trabajos. Será entonces cuando el matrimonio Pinault-Hayek y el resto de inversores interesados conocerán lo que les puede costar esta parte del latifundio que el Gobierno expropió en su día al empresario José María Ruiz-Mateos.

De momento, nada se sabe del uso que el famoso matrimonio pretende dar a la finca en caso de adquirirla, pero no se descarta que el empresario francés quiera dar a La Almoraima, una actividad relacionada con el negocio del lujo, en el que tiene importantes intereses en otros puntos del planeta. Esta posibilidad es la que ha llevado a la Junta de Andalucía a oponerse a la enajenación de la finca.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS