Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémico rescate de Pierre Sarkozy

El presidente francés envió un avión del ejército para repatriar a su hijo, que sufría una leve intoxicación alimentaria

Pierre, el hijo mayor del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de 26 años y conocido en el ámbito musical como DJ Mosey, tuvo que ser hospitalizado la semana pasada en Ucrania, donde se encontraba por trabajo. Después de pasar una noche en el hospital, fue repatriado a París. Ayer, el semanario satírico Le Canard Enchaîné revelaba que esta peculiar operación de rescate se hizo a bordo de un Falcon 50 perteneciente a la Etec, la unidad del ejército del aire encargada del transporte del presidente y de sus ministros. Un viaje preferente cuyo coste se elevaría a casi 40.000 euros, de los cuales cerca de 32.000 financiados, de momento, por dinero público.

En efecto, según los datos oficiales del ministerio de Defensa, la hora de vuelo de este tipo de aparato se eleva a unos 5.600 euros. Las siete horas de ida y vuelta entre París y Odessa, en el sur de Ucrania, se elevarían así a algo menos de 40.000 euros. Al margen del excesivo coste de la operación, la pregunta en el centro de la polémica es quién financió la operación.

Fuentes del Elíseo indicaron al semanario que el propio presidente pagó mediante cheque y a su cargo un total de 7.632 euros. Por lo tanto, quedarían unos 32.000 euros que correrían a cargo del Estado. Al menos que el primogénito del presidente acabe reembolsando de su bolsillo la suma en cuestión. "Esperemos que tenga una buena mutua...", ironiza el siempre irreverente semanario.

Otro foco de controversia es la utilización misma de este tipo de aviones. La legislación prevé que para evitar la competencia con el sector privado, el Estado solo puede recurrir a este tipo de vuelos en caso de que se trate de una cuestión de interés general. Aunque las mismas fuentes del Elíseo indicaron a la publicación que la decisión de repatriar al músico fue tomada por "el médico en jefe de la presidencia", difícilmente puede considerarse un asunto de interés general.

La noticia sirve de pan bendito para quienes acusan al inquilino del Elíseo de derrochar el dinero, hasta tal punto que se ha ganado el apodo de Presidente Bling-Bling, una referencia a la expresión prestada al estilo ostentativo de las cadenas de oro de algunos raperos. Esta misma semana el diputado socialista René Dosière presentaba las conclusiones de un informe sobre los gastos del palacio presidencial desde la llegada de Sarkozy en 2007. Entre otros destaca precisamente la afición del mandatario por el transporte aéreo: este vuela de media 24 horas semanales, lo que supone un alza del 49% respecto a su antecesor, Jacques Chirac.

Sarkozy también ha disparado, según Dosière, el gasto dedicado a los sondeos (2,2 millones de euros anuales, frente a los 500.000 bajo la era Chirac) y ha duplicado, casi triplicado, el número de agentes de seguridad movilizados para sus desplazamientos.