Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE avisa de las malas intenciones del PP en el área social

Pastor sostiene que Zapatero "ha hecho lo que tenía que hacer"

Los socialistas vizcaínos fijaron ayer dos de las claves más directas de su discurso programático ante la campaña electoral del 20-N. La advertencia de las "malas intenciones" en materia social que entraña el PP en su programa aún no desvelado y el llamamiento a los votantes del PSE para que no se queden en casa fueron desarrollados ayer, en Bilbao, por Eduardo Madina, cabeza de lista al Congreso por Bizkaia, y José Antonio Pastor, portavoz socialista.

Madina, secretario del grupo socialista en el Congreso en la última legislatura, aprovechó el enunciado de los avances para el bienestar social y en defensa de los servicios públicos que ha impulsado el PSOE y los contrapuso con lo que representa el PP que, según dijo, se presenta al 20-N con la "amenaza de la cadena perpetua" y "prometiendo derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo y prometiendo prohibir la píldora del día después".

El candidato socialista fue explícito en asegurar que "no queremos que haya recortes en todos los ámbitos que están en el ADN del modelo de bienestar social que el PSOE lleva defendiendo durante tanto tiempo".

En relación a Euskadi, Madina afirma que su partido "ha cumplido con los deberes" y a modo de ejemplo indicó que entre 2008 y 2011 el País Vasco ha recibido "el mayor volumen de inversión directa de toda la democracia" y que en estos momentos "este país toca con la punta de los dedos el final de ETA", algo que, según añadió, no se puede entender sin el trabajo realizado por los Gobiernos central y vasco.

Pastor, por su parte, incidió durante su intervención en que Mariano Rajoy no haya desvelado aún su programa electoral. Esta acusación le permitió advertir de que el voto que se quede en casa en estas elecciones será "a favor del recorte" porque está convencido de que el PP se dedicará a "suprimir, recortar y desmontar" los servicios públicos con la "excusa" de la crisis económica.

A su vez, el portavoz socialista reconoció el "enorme esfuerzo" y la "responsabilidad" que ha tenido el Gobierno de Zapatero para "hacer lo que tenía que hacer" ante la crisis económica actual y recordó que "nadie ha dicho que España pudo ser intervenida y no lo fue".

Para Pastor, el auténtico fondo del 20-N radica en que "nos enfrentamos, sobre todo, a esa derecha, la más rancia e ineficaz que hay en Europa, como se demuestra donde han estado gobernando hasta ahora, en Madrid, en Valencia, donde ya ha tenido tiempo de verse el resultado de los que hacen".