Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regional advierte del "enorme esfuerzo" de intentar un Madrid 2020

Gallardón abre una ronda de consultas para decidir si Madrid lo intenta por tercera vez.- Lissavetzky dice que requeriría explicar a la sociedad "cuánto costaría" y cómo se pagaría

Principales infraestructuras planificadas para la candidatura fallida.
Principales infraestructuras planificadas para la candidatura fallida. EL PAÍS

El vicepresidente regional, Ignacio González, ha dicho esta mañana que el Ayuntamiento, el Consejo Superior de Deportes y el Gobierno tienen la última palabra respecto a la posible candidatura olímpica de Madrid 2020, pero les ha advertido de que el sueño olímpico exige "exige un enorme esfuerzo en momentos muy difíciles para el país". Tras el Consejo de Gobierno semanal, González se ha referido así a la posibilidad de que la ciudad de Madrid vuelva a optar, por tercera vez consecutiva, a ser sede de los Juegos Olímpicos de verano, esta vez en 2020, una decisión que se tomará en no más de dos semanas. Madrid 2016 costó 16,8 millones a los madrileños.

El vicepresidente madrileño, que es además consejero de Deportes de la Comunidad, no ha querido pronunciarse a favor ni en contra sobre si Madrid debe o no volver a tomar parte en esta elección pues, según ha recordado, es un tema que no le compete. A todos ellos les ha recomendado, sin embargo, que "evalúen muy bien" la conveniencia de que Madrid opte de nuevo a organizar los Juegos, porque la crisis exige hacer frente a diversas "prioridades". A estos organismos ha pedido que tomen una decisión "a la vista de las circunstancias deportivas, de los esfuerzos que puede exigir en los próximos años y de las posibilidades reales que tenga" la ciudad en esta ocasión de ser elegida.

"Se ha despejado una de las incógnitas"

González ha recordado que la experiencia de candidaturas anteriores de la ciudad de Madrid "no ha terminado como nos hubiera gustado". Madrid ha concurrido ya en dos ocasiones consecutivas en la ronda final para la elección a la candidatura para los Juegos de 2012 y 2016, y en ambas fue derrotada, con Londres y Río de Janeiro como ganadoras. A pesar de ello, ha asegurado que sería "magnífico" que la ciudad pudiera ser "en algún momento sede de los Juegos" y ha recordado el "duro esfuerzo" que se hizo las dos veces anteriores.

Por su parte, el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado que abrirá una ronda de contactos con los grupos municipales de oposición y con las instituciones antes de decidir. Tras el pleno municipal, Gallardón ha felicitado a la ciudad surcoreana de PyeongChang por haber obtenido ayer la organización de los Juegos de Invierno de 2018, decidida ayer en una votación del COE. Esta decisión, en principio, beneficia a Madrid, ya que se suele cumplir una norma no escrita de rotación geográfica.

"Se ha despejado una de las incógnitas" para decidir qué hará Madrid, ha reconocido el regidor, quien ha asegurado que también hablará con las instituciones públicas, porque "una decisión de esa naturaleza tiene que ser participada". La próxima semana, Ruiz-Gallardón se reunirá con los portavoces municiales de PSOE, IU y UPyD para poner en común los "elementos de juicio" que determinen la decisión final y que, en palabras del alcalde, estará enfocada "directamente" a los intereses de Madrid. Gallardón ha subrayado que con la elección de PyeongChang el COE ha premiado "el esfuerzo y la constancia" de la ciudad surcoreana para albergar unos Juegos, y ha dado casi por segura la no presentación de una ciudad africana, lo que abre la puerta a que sea el continente europeo el que los acoja.

Aunque sólo Roma ha confirmado, a día de hoy, su intención de competir para la consecución de estos Juegos, el alcalde madrileño no ha descartado que otras ciudades anuncien en los próximos días su candidatura. Desde el Grupo Socialista, su portavoz y ex secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, ha explicado que la elección de la ciudad surcoreana "es favorable" para despejar el camino de una posible candidatura madrileña, y ha considerado un "alivio" que, hasta el momento, ninguna ciudad africana haya expresado su intención de presentarse.

A su juicio, Madrid debería ser "capaz" de hacer una presentación a la sociedad sobre "cuánto cuesta y cómo se puede financiar" la posible candidatura. Se trata -ha dicho- de una decisión "de carácter político que tiene que mirar a lo social, y debe de ser bien percibida por la sociedad y austera en un momento (de crisis) como el actual". Lissavetzky ha recordado, además, la importancia de que cualquier candidatura cuente con apoyo institucional, y se ha mostrado convencido de que el actual Gobierno socialista o uno hipotético del PP "mantendría el apoyo" a Madrid.

Por su parte, el portavoz municipal de IU, Ángel Pérez, ha anunciado que consultará con su organización la postura que adopte su Grupo, y se ha mostrado favorable a que "comerciantes, industriales, trabajadores y barrios" también se pronuncien sobre la conveniencia o no de presentar la candidatura. "La decisión que se tome es difícil por la situación que vivimos y, en consecuencia, debe contar con el máximo grado de consenso posible", ha sentenciado Pérez, que ha expresado la preocupación de su grupo "por los problemas internos" de Madrid más que "por ser escaparate". El Grupo Municipal de UPyD ha eludido opinar hasta saber qué "intenciones" tiene el alcalde.