Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrión: "Lo que queda en Sol se irá quitando poco a poco"

Los grupos de turistas y las estatuas humanas vuelven a la Puerta del Sol

La delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, ha calificado esta mañana de "positiva" la situación en la Puerta del Sol tras el fin del campamento del 15-M el domingo a medianoche y ha afirmado que "lo que queda allí", en referencia al medio centenar de irreductibles que continúan acampadas a pesar de la decisión mayoritaria de abandonar la protesta y al punto de información instalado por el movimiento, se irá "quitando poco a poco".

En cuanto al barracón de información, construido por integrantes del 15-M con tablones y palés y que ocupa unos cien metros cuadrados, Carrión ha explicado que no lo ha visto aún pero que se trata "de una cuestión del Ayuntamiento" porque "no se pueden poner instalaciones sin la correspondiente licencia".

"Interior valorará la petición"

Respecto a los 30 millones de euros que piden los comerciantes de la zona como indemnización por las pérdidas que la acampada les ha ocasionado, la delegada se ha limitado a decir que "Interior, como siempre que se recibe un escrito, valorará la petición", aunque la jurisprudencia indica que debería existir "una individualización de cada daño y petición y procederse en consecuencia".

La plaza, poco a poco, va recuperando su rutina. Esta mañana era patente el regreso de los grupos guiados de turistas a Sol, y con ellos las estatuas vivientes. Uno de ellos, disfrazado como Bob Esponja y que se ofrece para fotografiarse con los transeúntes, ha explicado que había optado por exiliarse durante 15 días a la plaza Mayor. Un trabajador del estanco que ocupa un pequeño kiosco situado cerca de la estatua ecuestre de Carlos III ha afirmado que se nota la vuelta de los turistas y que hoy ya está vendiendo "lo de un día normal". También se ve el habitual trasiego de camiones y furgonetas de reparto que acceden a la zona peatonal.

Además, jardineros del Ayuntamiento han plantado hoy 1.000 begonias en una de las dos fuentes de la plaza, para lo que han tenido que "volver a poner el riego y todas las flores, porque las habían arrasado", según uno de los trabajadores. Sin embargo, en la otra fuente no se va a plantar aún nada, porque los indignados tienen allí su propio huerto, ha añadido el mismo jardinero. El anuncio de una marca de cosmética que cubre el andamiaje colocado en la fachada del edificio situado frente a la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, ha sido ya sustituido por uno nuevo. El cartel gigante, con una foto de Paz Vega, permaneció tapado con pancartas y carteles reivindicativos durante casi un mes y se convirtió en un símbolo de la protesta.

En el espacio situado entre las confluencias de las calles Arenal y Mayor, un grupo de unas 20 personas continúa su acampada, a pesar de la decisión de la asamblea general de Sol de retirarse. "Somos los únicos que damos la cara, lo de irse a los barrios no sirve para nada", ha declarado uno de los acampados, Rubén, que ha afirmado que no quiere marcharse. En la zona peatonal del centro de la Puerta del Sol prosigue la construcción de dos puestos construidos con listones de madera que sirven como puntos de información y recepción de propuestas del 15-M.