Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sondeo preelectoral del CIS

El PP revalidaría la mayoría absoluta en Comunidad y capital

Esperanza Aguirre conseguiría el 52,1% de los votos frente al 28,4% de Tomás Gómez.- Alberto Ruiz-Gallardón sumaría el 52,6% de los sufragios frente al 28,6 que optaría por Jaime Lissavetzky

Nada cambiará en política en Madrid tras el 22-M, salvo que se equivoquen las encuestas o que los indecisos den un vuelco a las predicciones. El PP ampliaría la mayoría absoluta en las elecciones a la Comunidad de Madrid y la mantendría en el Ayuntamiento de la capital de celebrarse mañana los comicios, según revela el estudio preelectoral del Centro de Investigación Sociológicas (CIS) realizado en las 13 comunidades que celebran los comicios y en siete capitales. En Madrid, se preguntó a 1.528 madrileños entre marzo y abril.

Según calcula la encuesta, de los 129 escaños en juego en la Asamblea de Madrid, nueve más que en 2007 debido al crecimiento de la población, los populares lograrían 75 frente a los 67 que obtuvieron en los pasados comicios. Esperanza Aguirre conseguiría su tercer mandato con el respaldo del 52,1% de los votantes según la estimación de voto del CIS. En los anteriores comicios, la votó el 53,3%, apenas un punto más, por lo que el PP no acusa el desgaste de 16 años al frente del Ejecutivo madrileño. Tampoco le hacen mella los escándalos de corrupción de la trama Gürtel ni la crisis ni el paro.

Por su parte, los socialistas tendrían 41 diputados, uno menos que en 2007, y un 28,4% votaría a Tomás Gómez. Su antecesor como cabeza de cartel, Rafael Simancas, logró un 33,8% en los anteriores comicios, un resultado que consideró un fracaso y que le llevó a presentar su dimisión. La debacle socialista es tal que no alcanzaría un tercio de los votos y, en escaños, la distancia entre el PP y el PSOE sería de 34. El sondeo confirma la impresión de que las primarias que encumbraron a Gómez frente a Trinidad Jiménez no solo se han convertido en el revulsivo con el que el PSM pretendía sino que el voto de izquierdas se hunde en la Comunidad de Madrid, como ya predijo el 2 de mayo el sondeo de Metroscopia para EL PAÍS.

Un 22% de indecisos

IU mejora sus resultados a costa de los socialistas: Gregorio Gordo convencería al 9,1% de los electores -8,9% en 2007- y subiría dos escaños, de 11 a 13. Por último, UPyD no conseguiría entrar al no rebasar la barrera del 5% de sufragios requerido por la ley electoral. Estos dados son estimados. El voto directo respondido por los encuestados al ser preguntados a quién votarían mañana también permitiría a los populares seguir gobernando en solitario. El 31,9% de los madrileños diría al PP frente a un 17,2% que lo haría al PSOE, un 4,8% a IU y un 2,9% a UPyD. Como dato importante, hasta un 22% de los encuestados no sabe aún a quién dará su papeleta el 22 de mayo. El 8,4% se abstendría, el 7,5% prefiere no decirlo, el 3,3% votaría en blanco, y el 2,1%, a partidos minoritarios.

En cuanto a valoración del cero al 10, un año más solo logra aprobar Aguirre, con un 5,32. El socialista se queda a casi un punto menos, un 4,23, mientras que el de IU, Gregorio Gordo, está en un 4,17. Además, la gestión de Aguirre cuenta con una valoración muy positiva: un 40,5% de los madrileños piensa que su gestión al frente de la Comunidad de Madrid ha sido buena o muy buena, frente al 33% que opina lo contrario. A la hora de evaluar lo hecho por todo el Gobierno madrileño, la diferencia es más ajustada: el 34,3% asegura que es buena o muy buena y el 31,6% que considera que es mala o muy mala.

En el Ayuntamiento de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón ganaría de nuevo las elecciones y también por mayoría, mientras que los socialistas salvan los muebles al mantener los resultados. El 52,6% daría su voto al PP, frente al 28,6% que optaría por el socialista Jaime Lissavetzky y el 8,2% que lo haría por Ángel Pérez (IU). En concejales -la corporación tiene 57-, se traduce en que el PP mantendría los 34 ediles que tiene en la actualidad o podría perder dos y quedarse con 32. Frente a ellos, 17-18 asientos lograrían los socialistas, que ahora cuentan con 18; e IU se quedaría con los mismos cinco que tiene ahora. Cabe la posibilidad de que UPyD, que se presenta por primera vez en la capital, consiga el 5% de los votos -dentro del margen de error de la encuesta-, lo que le daría hasta tres ediles, aunque puede quedarse con ninguno.

En 2007, Gallardón logró el respaldo del 55,54% de los votantes -perdería tres puntos- frente al 30,88% de votos socialistas -más de dos-; y el 8,68% para IU -ganaría cuatro décimas-. El voto directo arroja que el 35% se decantaría por el PP, el 20,5% el PSM, el 5,2 por IU, y el 3,5 por UPyD. El 16% de los encuestados está indeciso, mientras que el 6,7% no ha contestado a quién votaría; el 7,9% se abstendría; el 2,6% votaría en blanco y el 2,7% a otros partidos. Del cero al 10, todos los candidatos a alcalde suspenden, pero sorprende el dato del debutante Lissavetzky, que ha dejado la Secretaría de Estado del Deporte para enfrentarse a Gallardón. Lissavetzky, que es un viejo conocido de los madrileños porque fue secretario general del PSM, roza con la punta de los dedos el aprobado, un 4,91, seguido de Gallardón, que se queda en el 4,86, y Ángel Pérez, con un 4,28.