Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy admite ante Merkel que Zapatero está dando "pasos en la buena dirección" pero él irá "más allá"

El líder del PP rechaza cuatro preguntas sobre los imputados valencianos

Siempre que viaja a Europa -pocas veces, aunque cada vez más- Mariano Rajoy se quita el casco de líder de la oposición y se pone el de hombre de Estado. Si en España ataca sin cuartel la política económica de José Luis Rodriguez Zapatero, en Berlín, después de reunirse durante 45 minutos con Ángela Merkel, la canciller alemana, ha llegado a decir que Zapatero está dando "pasos en la buena dirección".

Lo decía porque se le ha preguntado si coincide con la idea de su socia, que insiste en apoyar las medidas económicas de Zapatero que Rajoy no ha respaldado, al menos no la mayoría, en la votación en el Congreso.

"¿Pasos en la buena dirección? Reducir el déficit público es bueno. Que haya reforma, estoy a favor, reforma laboral, también, pero lo que pido es que se haga", ha señalado. "Se esta intentando hacer un esfuerzo para reducir el déficit que cuenta con mi apoyo, pero yo quiero ir más allá, quiero que se constitucionalice, que haya un techo de gasto para todas las autonomías, quiero ir más allá", ha rematado. Es eso, según ha explicado, lo que le ha contado a Merkel que hará el PP cuando llegue al Gobierno en España.

Rajoy ha insistido en que él cree que España no va a tener que ser rescatada y ha asegurado que no ha visto en la canciller Merkel "ninguna inquietud" por esa posibilidad. El líder del PP ha negado que Merkel le haya pedido que el PP apoye las medidas de Zapatero o que hayan analizado que la crisis portuguesa, donde la oposición ha hecho caer al Gobierno, como un precedente negativo. "Merkel no me ha pedido nada, la posición del PP la fija el PP", ha asegurado.

La canciller alemana tampoco le ha criticado, según ha explicado Rajoy, que insista en pedir elecciones anticipadas. Rajoy ha defendido la economía española y sus empresas, y ha insistido en que España "superará las dificultades". Incluso ha desautorizado un artículo del Financial Times de hoy en el que se cuestionaba si España será la próxima en ser rescatada. "Son disquisiciones discutibles como todo lo que no es objetivo, no va a ser necesario el rescate", ha dicho.

Rajoy ha rechazado hasta cuatro preguntas sobre las listas de la Comunidad Valenciana, aprobadas el viernes, en las que él ha aceptado que Francisco Camps coloque a 11 implicados en casos de corrupción. Se le preguntó que entiende él por "ser implacable con la corrupción" como prometió, si cree que este tipo de cuestiones tiene algo que ver con la mala imagen de los políticos o si no es una contradicción que en Baleares se haya dejado fuera a todos los imputados y en la Comunidad Valenciana se haya aceptado a todos.

Incluso se le pidió que comparara la situación española con la alemana, donde el ministro de Defensa dimitió por haber plagiado su tesis doctoral. Rajoy, que ofrece poquísimas ruedas de prensa en España y prácticamente ninguna en Madrid, ha dicho "no voy a contestar" "no tengo nada que decir" o directamente nada, con un gesto de rechazo. Durante todo el fin de semana, Rajoy ha eludido el asunto, de manera que aún no hay una versión oficial de por qué Génova ha aceptado sin más las listas de Camps.