Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno defiende que las prospecciones petrolíferas serán un "aliciente" para la economía

El Golfo de Valencia "tiene un gran interés exploratorio, señala en una respuesta parlamentaria

El Gobierno defiende que los permisos de investigación de hidrocarburos que ha concedido en la costa del golfo de Valencia serán "un aliciente para la actividad económica" de la zona, "compatible y complementaria" con la pesca o el turismo. Así lo afirma en una respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado socialista por Valencia en el Congreso, José Luis Abalos. El Ejecutivo reitera que en ningún caso esos permisos de investigación "deben entenderse como una autorización automática de trabajos de prospección". El Consell valenciano rechaza los permisos y los ha recurrido, aunque el PP no puso objeciones a autorizaciones similares durante el Gobierno de José María Aznar. También se oponen a los sondeos las localidades costeras de Valencia, los ecologistas y el PSPV-PSOE.

Las autorizaciones, según el Gobierno "implicarán unas inversiones muy elevadas en un sector de alta tecnología con mucho potencial para generar trabajo y riqueza de forma sostenible y compatible con el medio ambiente así como con el resto de actividades de la zona, especialmente el turismo y la pesca", según sostiene el Gobierno, que insiste también en que "puede contribuir a diversificar la actividad económica de la zona y a crear empleo en nuevas áreas de interés".

En su respuesta, el Ejecutivo argumenta, además, que países "con acreditada reputación ecológica", como Noruega, Reino Unido o Dinamarca, "lideran la producción de petróleo y gas a nivel europeo". En cuanto a las solicitudes de investigación, sostiene que además de someterse a un "estricto análisis desde un punto de vista técnico y de seguridad", se consultan con las administraciones, asociaciones y grupos ecologistas, y se saca a información pública. Asimismo, se asegura que esta autorización va a acompañada de un conjunto de medidas de protección y de seguridad, además de "todas aquellas prohibiciones que sean necesarias para evitar la afección a zonas sensibles o al turismo, pesca y demás actividades importantes en la zona".

El Gobierno destaca de nuevo que España depende en más del 99,7% de las importaciones de gas y petróleo del exterior", lo cual hace al país "vulnerable" frente a las interrupciones del suministro. En esa línea, apunta ue el golfo de Valencia tiene "un gran interés exploratorio" desde un punto de vista geológico por "su alto potencial para albergar hidrocarburos", lo que en su opinión ha motivado la solicitud de la empresa de los permisos otorgados.

Las primeras exploraciones para localizar hidrocarburos en la costa valenciana se remontan a 1968, y se han extendido a otros puntos del Mediterráneo, a pesar de lo cual "España está considerada por una parte de la industria como un país poco explotado", tanto por el "reducido número de sondeos perforados" como por los medios técnicos que se utilizaron, que eran poco desarrollados.