Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Nuevo partido 'abertzale'

El Gobierno alega que ETA es "motor y parte actora de Sortu"

La Abogacía del Estado ha presentado una demanda ante el Supremo en la que expresa que el rechazo a la violencia de la nueva marca de Batasuna es "cosmético, retórico e instrumental, no real"

La Abogacía del Estado considera que hay pruebas suficientes de que Sortu, el partido impulsado por dirigentes de la ilegalizada Batasuna, finge un rechazo a ETA que no es real y que lo hace solo para poder concurrir a las elecciones del próximo 22 de mayo. "El rechazo estatutario del terrorismo [por parte de Sortu] es cosmético, retórico e instrumental, no real", señala la Abogacía del Estado en la demanda que ha sido presentada hoy ante la Sala Especial del artículo 61 del Tribunal Supremo, para que este deniegue la inscripción en el Registro de Partidos, y a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

El escrito del abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, toma como base los informes de la policía y de la Guardia Civil, actualizados hasta el pasado martes, para sostener que Sortu "forma parte de una estrategia política sincronizada de la que ETA es motor y parte actora principal" y es, en definitiva, "una reedición de Batasuna".

La demanda de la Abogacía del Estado desgrana una serie de hechos, detallados en los informes de la policía y la Guardia Civil, para llegar a las siguientes conclusiones:

- Al servicio de ETA. "La izquierda abertzale, es decir, Batasuna, manifiesta, en el capítulo preliminar de los estatutos de Sortu, que tras un proceso de debate interno ha adoptado determinadas decisiones estratégicas, entre ellas la de creación de este partido. Vaya por delante que quienes constituyen el partido se reconocen integrantes del complejo político y organizativo al servicio de la organización terrorista ETA, y destinado a complementar su actividad armada y terrorista con el frente político o institucional".

- Contraindicios. Sortu es la izquierda abertzale/Batasuna que "utiliza una estrategia distinta de la empleada hasta ahora en los procesos electorales". En este caso, rechazan expresamente y por escrito la violencia terrorista de ETA. "Dichos contraindicios, sin embargo, no pueden servir para acreditar la desvinculación del partido que se proyecta con ETA, como a continuación se demuestra", señala la demanda de la Abogacía del Estado. "ETA sigue existiendo, no se ha disuelto, y de ninguno de sus comunicados se deduce ni remotamente que tenga la más mínima intención de cesar en su empeño de conseguir objetivos políticos mediante la actividad terrorista. La actual estrategia de ETA pasa por apoyar la legalización del partido de la "izquierda abertzale", sostiene la Abogacía del Estado.

- ETA como motor de Sortu. "El intento de constitución de un nuevo partido forma parte de una estrategia política sincronizada de la que ETA es motor y parte actora principal. En unos pocos días tienen lugar: 1º) el comunicado de ETA (10 de enero de 2011); 2º) presentación del nuevo partido Sortu (9 de febrero de 2011), y 3º) reunión en Bilbao del recientemente constituido Grupo Internacional de Contacto (GIC), autor de un comunicado que recoge en lo sustancial las propuestas de ETA/Batasuna (14 de febrero de 2011). Que ello forma parte de una estrategia para obtener resultados políticos por parte de ETA, declarando o revocando su tregua unilateral, sincronizadamente con otros instrumentos o iniciativas, resulta aparatosamente visible".

- Sortu no condena. "El nuevo partido, promovido por y desde la Izquierda Abertzale/Batasuna, nace y se presenta con un marcado alejamiento táctico de la violencia, pero sin una sola condena real para el uso del terrorismo como instrumento de acción política. Las mismas personas que hasta hace unos meses jaleaban a los asesinos de ETA en las manifestaciones de la izquierda abertzale manifiestan estar ahora lejos de la violencia y, desde luego, consideran a los terroristas que cumplen condenas firmes de prisión como presos políticos". "Obviamente, se puede contraargumentar que el rechazo del terrorismo en general es suficiente, pero es lo cierto es que también las actitudes adoptadas en relación con sucesos ya acaecidos son ilustrativas de la posición del partido. Ninguna condena, crítica ni rechazo de lo hecho por ETA en sus cincuenta años de existencia, que pareciera asumirse como parte del patrimonio o acervo de la izquierda abertzale".

- Objetivos. "Lo que el nuevo partido pretende es, así, aparentemente, contribuir a que desaparezca la violencia de ETA, pero una vez los fines de ETA hayan sido conseguidos, porque ETA considere que ya no es preciso seguir. Y mientras tanto, la subordinación del nuevo partido a la estrategia de ETA o, en el mejor de los casos, su coordinación con la organización terrorista, resulta patente".

Plazos y trámites

- La Abogacía del Estado presenta hoy su demanda contra Sortu ante la Sala del 61 del Tribunal Supremo. Y el lunes o martes próximos lo hará la Fiscalía.

- Una vez presentadas las demandas, el Supremo emplazará al partido impugnado, que tendrá ocho días para personarse. Tras este trámite, el alto tribunal tendrá que decidir si admite las demandas presentadas contra Sortu (sin plazo) y, de ser así, dará 20 días a las partes para que presenten las correspondientes alegaciones.

- Las alegaciones. A partir de ese momento arrancan los plazos regidos por la Ley de Enjuiciamiento Civil, con sus periodos de alegaciones en relación a la presentación de pruebas, que serán de 20 días consecutivos para cada una de las partes. Transcurrido ese plazo, la Sala del 61 tendrá 20 días para dictar sentencia.

- Antecedentes. Las demandas contra ASB fueron presentadas el 3 de abril de 2007 y el 22 de mayo el Supremo dictó sentencia contraria a su registro. Tardó un mes y medio en resolver.

Más información