Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi recibe por fin las políticas activas de empleo

Chaves y López ponen fin a "la anomalía" de ser la única comunidad que no las tenía

El Gobierno vasco tiene desde esta mañana en sus manos las competencias en las políticas activas de empleo, de las que era la única comunidad autónoma en carecer, por el desacuerdo durante más de dos décadas entre las administraciones central y autonómica. El cambio en el liderazgo de la comunidad autónoma, con el fin de las políticas de confrontación protagonizadas por el anterior Gobierno, y la negociación presupuestaria con el PNV, que ha vuelto a poner en valor los traspasos competenciales, han posibilitado la firma de esta mañana.

"Nunca es tarde si la dicha es buena", ha dicho el lehendakari, Patxi López, que ha comparecido junto al vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves. El traspaso ha llegado con nueve meses de retraso sobre la previsión que ambos realizaron tras llegar López al Gobierno. En medio, el PNV la vetó en el acuerdo presupuestario del año pasado y en el de este ha añadido las bonificaciones en las cuotas a la seguridad social por contratos incentivados. El vicepresidente Chaves ha destacado que el País Vasco será la primera comunidad en tenerlas y que esto abre la puerta para que el resto de las autonomías accedan igualmente a ellas. Chaves ha negado que la gestión de esas bonificaciones vaya a costar dinero a Euskadi y también que su traspaso rompa la unidad de caja de la Seguridad Social. El País vasco se limitará a suplir al ministerio de trabajo en la función de de transferir a la Seguridad Social los descuentos que haya practicado por contratos realizados en el País Vasco, pero los incentivos seguirán siendo fijadas, en cuantía y condiciones por la administración central y serán los mismos para toda España.

López ha restado importancia al "ruido" sobre el protagonismo del PNV en la última fase de la negociación que su Gobierno tenía ya avanzada. "hoy es un buen día", ha resaltado, porque, además de proporcionar a su Gobierno una herramienta importante en la lucha contra el desempleo, "se pone en valor de nuevo el estatuto como marco de autogobierno, espacio de convivencia, gran pacto entre vascos y proyecto de futuro frente al totalitarismo uniformizador".

Chaves ha desatacado que el traspaso "pone fin a una anomalía", la de que el País no dispusiera de esa competencia, ha negado que la transferencia vaya a costar dinero al País Vasco, como sostiene el PP y que se rompa la caja única. Y, aunque guardando máxima prudencia, ha indicado que si el acuerdo ha sido posible ahora con el PNV es porque ese partido ha rebajado las condiciones que históricamente mantuvo para recibir la transferencia. El lehendakari, por su parte, ha destacado entre ellas la reclamación, ahora abandonada, de las políticas pasivas, es decir, de las prestaciones.