Crisis de Gobierno

Zapatero justifica los cambios para "fortalecer el Gobierno" y "explicarse mejor"

El presidente confirma la amplia crisis de Gobierno que sitúa a Rubalcaba como nuevo hombre fuerte en sustitución de Fernández de la Vega.- No aclara si aspirará a un tercer mandato

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tras la comparecencia en la que ha anunciado la remodelación de Gobierno.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tras la comparecencia en la que ha anunciado la remodelación de Gobierno.GORKA LEJARCEGI

El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confirmado a mediodía la profunda crisis de Gobierno conocida a primera hora de la mañana, que afecta a gran parte de los ministerios y que convierte a Alfredo Pérez Rubalcaba en el nuevo número dos en sustitución de María Teresa Fernández de la Vega, que abandona el tándem que formaba con Zapatero desde su primer Ejecutivo. En rueda de prensa desde La Moncloa tras comunicar al Rey sus intenciones, Zapatero ha señalado que acomete la renovación con el objetivo de "fortalecer el discurso político del Gobierno" y de "explicarse mejor", en referencia a las medidas impopulares que han tomado, como las medidas de ajuste y la reforma laboral, y las que tomarán, como la reforma de las pensiones. En palabras del presidente, es un Gobierno "de gran fortaleza política" , formado para "completar una tarea de gran envergadura". "Va a ser el Gobierno de las reformas, de la recuperación definitiva de la economía y del empleo. Este es el sentido político de los cambios", ha rematado, para zanjar: "Vamos a trabajar".

Más información
El nuevo Gobierno de Zapatero
Zapatero remodela ampliamente su Gobierno

"Las etapas se cumplen", ha recordado Zapatero, para subrayar que "cada cierto tiempo" es necesario acometer cambios para "ganar energía e impulso". La crisis, tal y como ha destacado el presidente, reduce el número de ministerios a 15 como medida de ahorro y servirá para "consolidar las reformas" ya emprendidas, para completar las pendientes, para acelerar la recuperación económica y para afrontar el final de legislatura "con fuerza renovada" tras lograr mediante "pactos estables" con PNV y Coalición Canaria la aprobación de los Presupuestos de 2010 y la estabilidad presupuestaria. "El rumbo está trazado pero hay que recorrerlo hasta el final", ha sentenciado Zapatero. Para ello hace falta un Gobierno "renovado y políticamente reforzado", compuesto por personas "con un perfil político muy claro, trayectoria de gestión y gran capacidad de comunicación" para explicar "con claridad a la sociedad" lo que están haciendo.

La "huella imborrable" de De la Vega

El principal cambio afecta a la vicepresidencia primera, ocupada desde 2004 por María Teresa Fernández de la Vega y que pasa a manos de Pérez Rubalcaba. El ministro seguirá siendo el responsable de Interior y se convierte, además, en el portavoz. También salen del Gobierno Miguel Ángel Moratinos, Elena Espinosa, Beatriz Corredor y Bibiana Aído. El presidente ha tenido palabras de "gratitud" para todos ellos, sobre todo para los que habían desempeñado labores de responsabilidad desde 2004. En particular, ha citado a Fernández de la Vega, de la que ha ensalzado "su larga trayectoria de servicio público" y a la que propondrá para que el Consejo de Estado. Fuentes cercanas a la vicepresidenta han confirmado su intención de aceptar la propuesta, para lo que renunciará a su escaño en el Congreso porque es incompatible. Zapatero ha señalado que De la Vega, "la primera vicepresidenta de Gobierno en la historia de la democracia", dejará una "huella imborrable en este país y entre todos nosotros". Su agradecimiento a la hasta ahora vicepresidenta "no se puede expresar sólo con palabras por su "dedicación, su trabajo día y noche, su coraje, entrega, su aportación decisiva al desarrollo de derechos y libertades fundamentales y a la defensa de la igualdad". Zapatero también ha destacado con igual intensidad la solidez y valía de su sucesor.

En primer lugar, ha defendido la permanencia de Rubalcaba en Interior como un "acto de responsabilidad" para preservar los éxitos en la lucha contra el terrorismo "en momentos tan decisivos para avanzar hacia el final de ETA". En este sentido, ha hecho hincapié en que se han logrado "grandes avances" para un final del terrorismo "que será difícil y complicado", y que estos se deben a la fortaleza de la democracia y "en gran medida" al Gobierno y al propio Rubalcaba. Zapatero se ha mostrado convencido de que será también "un gran portavoz" del Gobierno. En este punto, ha destacado la capacidad de diálogo y comunicación del nuevo ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, del que dependerá la relación con las Cortes Generales y al que el portavoz pedirá ayuda. Pese a reconocer que las interpretaciones son libres y habrá quien lea el ascenso de Rubalcaba en clave sucesoria, el presidente ha reiterado que la finalidad de los cambios es fortalecer el Gobierno, al tiempo que se ha negado a desvelar si aspirará o no a un tercer mandato, pero ha dejado claro que en el PSOE "no hay dedo posible" a la hora de nombrar a los candidatos, y se ha remitido a "ejemplos muy recientes", en referencia a las primarias de Madrid.

Otra de las grandes novedades es la entrada de cuatro caras nuevas -además de Jáuregui, Leire Pajín, Valeriano Gómez y Rosa Aguilar, que se estrenan como ministros-, y la desaparición de dos de las grandes apuestas del presidente: el Ministerio de Vivienda y el de Igualdad, cuyas competencias pasan a manos de Fomento y de Sanidad, respectivamente. El jefe del Ejecutivo ha justificado la eliminación de estas dos carteras en el deseo "mayoritario" expresado por el Parlamento de contribuir con esa reducción a los esfuerzos de austeridad. En este punto, Zapatero ha tenido un recuerdo especial para Bibiana Aído y para Beatriz Corredor, que se enfrentaron a la "difícil tarea de lanzar y promover nuevas políticas de Vivienda e Igualdad". Ambas ya ex ministras pasan a ser secretarias de Estado en dichos ministerios.

"Gran confianza" en Gómez

El presidente también ha defendido la incorporación de Valeriano Gómez en sustitución de Celestino Corbacho, de quien ha dicho que encabezó Trabajo "en un momento particularmente difícil" y al que ha agradecido que deje "encauzada una importante reforma" del mercado laboral. Sobre este fichaje, ha destacado que Gómez defendió "con gran claridad y contundencia" la reforma laboral aprobada por el Ejecutivo cuando los periodistas le han recordado que el nuevo ministro de Trabajo, afiliado a UGT, asistió a las manifestaciones convocadas por los sindicatos en la huelga general del 29 de septiembre. A su juicio, Gómez, en el que tiene una "gran confianza", es un "gran conocedor y un gran experto en lo que afecta a empleo, a las relaciones laborales y a las políticas activas de empleo". Ha recordado además que el nuevo titular de la cartera de Trabajo ha trabajado en el gabinete que le asesora en la sede del PSOE en Ferraz y con la reforma laboral ha sido uno de los expertos "que más papeles" le ha pasado sobre este asunto. "Durante mucho tiempo he venido trabajando y compartiendo ideas con Gómez", ha agregado Zapatero.

Tras la rueda de prensa de Zapatero, ha hecho lo propio el presidente del PP, Mariano Rajoy, que ha restado relevancia a la remodelación del Ejecutivo pues considera que solo supone "cambiar los músicos de la orquesta", cuando lo que se necesita, a su juicio, es nombrar un nuevo director de orquesta y cambiar la partitura. "España no necesita en estos momentos un cambio en el Gobierno sino un cambio de Gobierno previo paso por las urnas", ha sentenciado.

El presidente del Gobierno asegura que pretende construir un Ejecutivo que se explique mejorAGENCIA ATLASundefined
Javier Casqueiro, redactor jefe de la sección de España de EL PAÍS, analiza los cambios en el Gabinete de Zapatero, el papel de Rubalcaba, la salida de De la Vega y la supresión de dos ministerios emblemáticos.<p class="figcaption estirar"><span class="titulo"><a href="http://www.elpais.com/multigalerias/espana/Crisis/Gobierno/20101020elpepunac_5/Zes">VIDEOGALERIA: Crisis de Gobierno</a></span>EL PAÍSundefined
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, entran al hemiciclo, para seguir el debate de los Presupuestos Generales. Se trata del último pleno de Fernández de la Vega como vicepresidenta del Gobierno, tras su salida del Ejecutivo.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, entran al hemiciclo, para seguir el debate de los Presupuestos Generales. Se trata del último pleno de Fernández de la Vega como vicepresidenta del Gobierno, tras su salida del Ejecutivo.ULY MARTÍN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS