El islote de Perejil es marroquí, según Google

Su servicio de mapas adjudica a Marruecos también las Chafarinas, el Peñón de Vélez de la Gomera y el Peñón de Alhucemas.- El buscador reconoce que no ha sido un error informático

Cuando por estas fechas hace ocho años el Gobierno de José María Aznar ordenó al Ejército que echara del islote de Perejil a un grupo de soldados de Marruecos que lo habían ocupado, nadie podía imaginar que en 2010 los 0,15 kilómetros cuadrados de este trozo de roca situado frente a la costa marroquí fuera a pasar de nuevo a manos del reino de Marruecos, al menos en Internet. Es lo que ha ocurrido por un error del servicio de mapas de Google, que adjudica Perejil, el Peñón de Vélez de la Gomera, el Peñón de Alhucemas y las Islas Chafarinas a Marruecos.

El error no ha sido técnico o informático, como podría pensarse: "Las fuentes que tenemos son fuentes de terceros, cartografías, etcétera, que no son propias. Trabajamos para que la información sea siempre correcta pero a veces hay errores", ha señalado por vía telefónica a EL PAÍS una portavoz de Google.

Más información
El Ejército español retoma la isla de Perejil
Operación Romeo Sierra

A la pregunta de qué cartografías se han empleado en este caso, Google prefiere guardar silencio: "esa información no podemos ofrecerla". El buscador ya se ha puesto en contacto con sus servicios centrales para subsanar el error.

Tras tener conocimiento de esos errores, el Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha decidido remitir una carta a la compañía para pedirle que rectificara esta información, ya que se trata de plazas de soberanía española todas ellas, informa Europa Press.

Aspecto del mapa de Google donde se señala que el islote de Perejil es marroquí
Aspecto del mapa de Google donde se señala que el islote de Perejil es marroquíGOOGLE
La bandera de Marruecos (izq.) y de España (dcha.) sobre Perejil en 2002
La bandera de Marruecos (izq.) y de España (dcha.) sobre Perejil en 2002EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS