Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Nuevo escándalo en la Comunidad Valenciana

Alarte pide a Rajoy que disuelva el PP valenciano y cree una gestora

El líder de los socialistas valencianos exige la convocatoria inmediata de elecciones

"Comparezco para pedir a Rajoy que proceda a la disolución de todos los órganos del PP de la Comunidad Valenciana y nombre una gestora". El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, ha reaccionado así este mediodía al nuevo escándalo de corrupción que afecta a los populares y que implica al presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll. En una conferencia de prensa en la sede del PSPV-PSOE, Alarte ha reclamado la disolución de las Cortes Valencianas y la convocatoria inmediata de elecciones autonómicas.

"Todas las instituciones valencianas están siendo investigadas porque han participado directa o indirectamente en tramas de corrupción", ha señalado Alarte, que ha recordado el caso Fabra, en el que el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, está a punto de ser juzgado, así como el caso Gürtel. De este último ha explicado el dirigente socialista que afecta al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, a un vicepresidente, varios consejeros, un ex director de Ràdio Televisió Valenciana, diputados autonómicos, un ex secretario general del PP valenciano y hasta 30 miembros de ese partido. "Esta situación es inaceptable en términos políticos", ha asegurado Alarte.

"No hay en toda Europa un gobierno que se encuentre en una situación como el de la Comunidad Valenciana", ha añadido Alarte, que ha dicho que, en el PP valenciano "todos son Camps", en alusión a que la corrupción implica cada vez a más cargos públicos. "El PPCV es en sí mismo un organismo político en el que se consiente, se ampara o se elude combatir la corrupción", ha sentenciado el secretario general del PSPV-PSOE.

Clemente denuncia una "desproporcionada campaña" contra la Comunidad Valenciana

El secretario general del PP valenciano, Antonio Clemente, ha denunciado la "desproporcionada campaña que el Ministerio del Interior ha emprendido, en su opinión, contra la Comunidad Valenciana con las actuaciones llevadas a cabo ayer por la Policía "en diferentes instituciones de la provincia de Alicante".

Clemente ha afirmado, a través de un comunicado, que, "una vez más, se comprueba la doble vara de medir que existe para tratar asuntos que tienen que ver con miembros del PP, ya que, en algunos casos archiva denuncias en cuestión de horas y en otros envía un centenar de agentes a realizar registros en instituciones donde gobierna el PP, cuando a la vista de los acontecimientos con una décima parte hubiera sido suficiente".

El secretario general de los populares valencianos se ha referido de esta manera a los registros realizados ayer en la Diputación de Alicante y en el Ayuntamiento de Orihuela y ha señalado que, "de nuevo, el PP ha asistido indefenso a un despliegue de medios policiales desproporcionados que parecía tener como único objetivo salir en los informativos de toda España sembrando las sospechas sobre la Comunidad Valenciana". Así, ha considerado que es "inaudito tener detenido al presidente de la Diputación cinco horas en comisaría para luego ser interrogado por la misma policía durante 10 minutos" así, ha asegurado, que "este espectáculo se podría haber evitado si el objetivo no hubiera sido crear alarma".

Más información