Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón preguntará al ex director de la policía por qué dos etarras tenían su teléfono

Víctor García Hidalgo declara mañana ante el juez.- Francia aún no ha remitido pruebas solicitadas del presunto chivatazo a ETA

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha citado para mañana a mediodía al ex director general de la Policía Víctor García Hidalgo, implicado en el caso del chivatazo al aparato de extorsión de ETA el 4 de junio de 2006 y cuyo teléfono móvil tenían en su poder dos etarras detenidos en Francia en marzo de 2007.

La citación se produce seis días después de que la Sala ordenara al juez admitir a trámite una querella de la asociación de víctimas Dignidad y Justicia en la que se imputaba al ex responsable policla el delito de colaboración con organización terrorista. "De lo que debe tratar la investigación es, entre otras cosas, de determinar si García Hidalgo ostentaba la calidad de agente gubernamental", cuando se produjo la detención Juan Carlos Yurrebaso y Kepa Mirena Suárez, los presuntos terroristas que tenían su teléfono, según esa resolución.

El auto admitía sin embargo que "la simple tenencia de ese número" por parte de los presuntos terroristas "no convierte en delictivo", el proceder del ex director general. los etarras Juan Carlos Yurrebaso y Kepa Mirena Suárez Ugarte, detenidos en Francia el 29 de marzo de 2007, mostraron de forma inmediata a los agentes una serie de números de teléfono de altos cargos franceses y españoles. Entre estos últimos se encontraba el del móvil del ex director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, que en ese momento ya había dejado el puesto.

García Hidalgo figura también entre los principales sospechosos del caso del chivatazo a ETA. Un informe policial que analizó el tráfico de llamadas del ex director general con otros cargos policiales del País Vasco apuntaba a que éste pudo sugerir a un inspector de la Brigada de Información de Álava que diera el chivatazo a Joseba Elosua, propietario del bar Faisán y miembro del aparato de extorsión.

El problema es que, por el momento, Elosua no ha reconocido a ese inspector ni en fotografías ni en la rueda de reconocimiento que se organizó al efecto en la Audiencia, lo que ha mantenido estancada la investigación.

Garzón se encuentra ahora a la espera de que Francia responda a la petición que le envió el pasado febrero para que le envíen toda la documentación relativa al análisis del tráfico de llamadas desde la cabina del bar Faisán así como las observaciones telefónicas que se realizaron a su cómplice José Antonio Cau Aldanur tanto en su teléfono fijo como en el móvil.