Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas dos personas por robar al menos en doce casas de la Costa Brava

La policía mantiene la investigación abierta y no descarta la posible vinculación de los detenidos con más hurtos de características similares

Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos vecinos de Palafrugell acusados de entrar a robar como mínimo en una docena de domicilios de Calella de Palafrugell, Llafranc y Begur entre finales de 2009 y principios de 2010, según ha informado este cuerpo policial.

Después de recibir las denuncias de varios robos en interior de viviendas, principalmente en zonas residenciales, la policía autonómica, junto a la local de Palafrugell, montó un dispositivo de vigilancia y prevención que la madrugada del pasado 28 de enero permitió identificar a tres individuos que iban a pie por un camino de arena de difícil acceso, situado en una zona boscosa entre Calella y Llafranc.

Los agentes identificaron y registraron a los tres hombres, uno de los cuales, Imad B., llevaba encima un mando de televisión, que posteriomente se identificó como sustraído de una casa. Las investigaciones permitieron obtener los indicios necesarios que relacionaban a los tres individuos identificados con nueve robos cometidos en domicilios en Calella, dos en Llafranc y otro en Begur.

El pasado 14 de abril, los agentes detuvieron a Imad B., de 20 años, y Mohamed D., de 18, ambos vecinos de Palafrugell, como presuntos autores de una docena de delitos de robo con fuerza. La policía entró en el domicilio de Mohamed D. y encontró diversos objetos, cuya procedencia se intenta averiguar por parte de los Mossos.

Los dos detenidos pasaron ante el Juzgado de Instrucción de guardia de la Bisbal d'Empordà el pasado viernes y el juez les dejó en libertad con cargos. La policía mantiene la investigación abierta y no descarta la posible vinculación de los detenidos con más robos de características similares ocurridos en la comarca del Baix Empordà entre finales de 2009 y principios de 2010, todos ellos cometidos de madrugada, en segundas residencias y tras forzar una puerta o una ventana.

Los investigadores tampoco descartan que haya más personas implicadas en los robos, cuyo principal objetivo eran desde electrodomésticos a aparatos electrónicos, ropa y dinero.