Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos de 3º de ESO de Madrid pasan la prueba de conocimientos básicos

Los 50.000 estudiantes se enfrentan a un examen de lengua y matemáticas, obligatorio pero sin repercusión académica

"El patio de colegio de Ana tiene forma de rectángulo. Mide 40 metros de largo y 30 metros de ancho. ¿Cuánto mide la diagonal del patio?". Entre los institutos públicos, concertados y privados de la Comunidad de Madrid, unos 50.000 alumnos de 3º de la ESO (de 14 a 15 años) pasan esta mañana la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables que realiza la Consejería de Educación desde 2008. Una prueba básica sobre matemáticas y lengua española, obligatoria pero sin repercusión académica, que permite a los centros conocer sus resultados generales en comparación con la media autonómica, un curso antes de que se conceda el graduado escolar a los alumnos que aprueben 4º de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria).

"¡Yo no conozco a Pitágoras!". Un grupo de alumnos evaluados en el instituto público Marqués de Suanzes comentaban la reflexión de uno de sus compañeros en el descanso entre el examen de matemáticas y el de lengua, a las doce de la mañana. Aparte de las anécdotas que generan los vacíos de conocimiento puntuales de cada estudiante, la impresión general de los niños y niñas es que las preguntas son asequibles. "Ahora estamos dando gráficas, álgebra... y lo que ha salido es de 2º o de principios de 3º", comentaba Carla después de la prueba de matemáticas, 12 ejercicios a resolver en 90 minutos.

Esta primera parte es el talón de Aquiles de la educación, si uno ve los resultados de la prueba de 2009. El año pasado, la nota media en la Comunidad de Madrid de los alumnos de 3º de la ESO en el examen de matemáticas fue de 3,81 sobre 10, según datos de la consejería de Educación. El asunto preocupa. "Quien no tiene competencias matemáticas básicas es un analfabeto", juzga Celedonia Bodega, profesora de matemáticas del Marqués de Suanzes en 3º de la ESO, que espera que el aprendizaje en cursos posteriores esté compensando los problemas que detecta la evaluación de la consejería a estas alturas. "Si no, aprenderán con la propia vida", comenta.

En lengua los resultados fueron más razonables en 2009, un 5,35 de media. La prueba consiste en un dictado y en un comentario de texto. Con este examen se cierra el maratón de cuatro horas que pasan los estudiantes para dar cuenta del estado general de la cuestión en la Comunidad de Madrid. Un medida, análoga al examen de 6º de primaria (en funcionamiento desde 2004), que tiene objeciones. "Este examen es una especie de extraño que viene y luego se va", sostiene Milagros López, profesora de lengua española de 3º de ESO. "Se hace en los despachos, sin tener en cuenta a los profesores, se rellenan, luego se los llevan y nosotros nos limitamos a acatar".

Educación se encarga de diseñar las pruebas, con un equipo de profesores, y de hacer la evaluación. Los centros reciben los resultados de cada alumno un mes después, con las notas medias de la escuela, en matemáticas y lengua, comparadas con la medias generales de todos los institutos que han pasado la prueba, y después se los entregan a los padres de los alumnos. No se hace pública una lista jerarquizada de centros según los resultados, según informa la consejería, aunque en cada centro se puede conocer la nota particular del instituto.

Por cierto, ¿han resuelto ya el problema del patio de Ana? Si es así y quieren seguir midiéndose con la prueba de la Comunidad, El País publicará por la tarde en su web las preguntas y respuestas de los exámenes de matemáticas y lengua. Por el momento, pueden entretenerse con este problema: "Andrea abre un libro y observa que la suma de los números de las dos páginas que tiene delante es 99. ¿Cuáles son esos números?". Su hijo, si lo tiene, ya ha dado respuesta...