Los periodistas ven en la censura de fotos en el Muvim una "agresión inconcebible"

La reinauguración en una galería de la exposición 'Fragments d'un any' se convierte en un homenaje al ex director del museo

"La censura ejercida por la Diputación de Valencia sobre la exposición de fotoperiodismo Fragments d'un any ha supuesto una agresión inconcebible en una sociedad democrática como la valenciana del año 2010, más de tres décadas después de la desaparición del régimen del oprobio que precisamente tenía a la censura y el silenciamiento de la libertad de expresión uno de sus baluartes". Con este comunicado de los periodistas valencianos se ha reinaugurado en la Galería Tomàs March de Valencia la exposición de fotografías censurada en el Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim), por incluir imágenes que ilustraban un año marcado por el caso Gürtel.

El presidente de la Unió de Periodistes Valencians, Joaquim Clemente, ha recordado al presidente de la Diputación, Alfons Rus, que justificó la censura en su "libertad de opinión", que ésta "no sería posible sin la libertad de expresión", y ha citado las palabras de Joan Martí: "La libertad cuesta cara y hay que comprarla por su precio o resignarse a vivir sin ella.

Más información

El acto ha vuelto a convertirse en un homenaje al ya ex director del Muvim, Romà de la Calle, que se opuso a la retirada de las 10 imágenes políticas de la muestra un día después de su primera inauguración. De la Calle ha afirmado que solo regresaría a la institución si se cumplen dos premisas: que la muestra de fotoperiodismo vuelva íntegra al museo y que dimita el diputado provincial de Economía y Hacienda, Máximo Caturla, instigador en un principio del rechazo a las imágenes por parte del PP.

Ante numerosos representantes del mundo de la cultura, la política, el periodismo y los sindicatos, De la Calle ha realizado un emotivo discurso en el que ha reconocido "lo duro que ha sido dejar un museo que siempre quiso ser diferente". Y ha agregado que la libertad de expresión "es como el aire, que sólo se habla de ella cuando está contaminada". También ha bromeado con el hecho de que ahora va a tener que ingresar en el colectivo de La Unió de Periodistes "como doctor honoris causa".

Por su parte, Tomàs March, que ha cedido el espacio para mostrar sin censura las fotografías de Fragments d'un any, ha declarado: "Algunas personas le tienen miedo al pensamiento y a la inteligencia".

Mientras, el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, del PP, sigue sin dar una explicación a la censura de las fotografías. Rus, durante la tradicional recepción que cada año ofrece a las comisiones falleras de la provincia en la plaza de Manises de Valencia, se ha pronunciado así al ser preguntado por la polémica: "No me parece nada. Hoy hay que hablar de falleras, de falleros, de toros, que empiezan hoy, y de coches. Yo ya hablaré cuando tenga que hablar".

El PSPV pedirá la dimisión de Rus si no exige el cese de Caturla y del diputado responsable de Cultura, Salvador Enguix. Además, los socialistas solicitan que De la Calle regrese a su puesto; que Rus pida "perdón" a los periodistas gráficos "censurados", así como que asegure que "nunca más va a volver a pasar en ninguna dependencia de la Diputación" y "se comprometa" a realizar la exposición tal y como estaba prevista, "en el mismo espacio y en el menor tiempo posible", según han explicado esta mañana la secretaria provincial del PSPV y portavoz adjunta en la Diputación, Carmen Martínez, y el portavoz socialista en la institución, Rafael Rubio.

Blasco no se considera persona "adecuada" para opinar sobre la censura

El portavoz del PP en las Cortes Valencianas, Rafael Blasco, ha salido hoy en defensa de la Diputación de Valencia y de su presidente, Alfonso Rus, al afirmar que está "muy de acuerdo" con la institución y que ésta es "un ejemplo de coherencia política y de defensa de las libertades". Según Blasco, la polémica por la censura de las imágenes en el Muvim es "absolutamente desproporcionada". Una polémica sobre la que, sin embargo, ha evitado pronunciarse al alegar que no es la persona "adecuada" y que el asunto no es de su "competencia". Ante las preguntas de los periodistas tras la junta de portavoces de las Cortes, Blasco ha acabado quejándose de que los críticos con la censura de las imágenes del caso Gürtel no hayan protestado por la moción al PP en el Ayuntamiento de Benidorm.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha reiterado que él hubiera esperado a que "terminara la polémica" para destituir al director del museo "con el mismo sistema" con que le nombró la Diputación de Valencia, "a dedo", antes que censurar la exposición.

El secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, que ha asistido a la reinauguración de la muestra, ya completa, en la galería Tomàs March de Valencia, ha exigido al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "que se pronuncie" públicamente sobre la censura de las fotografías y que los diputados provinciales del PP voten el nombramiento de un nuevo presidente de la Diputación, en sustitución de Alfonso Rus.

Ya por la tarde, el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares ha calificado en un acto en Valencia de "borrachera de poder" y "escándalo democrático" la decisión de la Diputación de Valencia de retirar las fotografías. La decisión del PP de descolgar unas fotografías que "todo el mundo conoce y que todos habían visto" demuestra, a su juicio, que se trata "ya no sólo de un poder desmedido, sino de un poder bruto y burdo". Un poder que "ni siquiera es capaz de tolerar su propia imagen".

Lo más visto en...

Top 50