Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña podrá celebrar consultas con el permiso del Gobierno central

El Parlamento autonómico aprueba el proyecto de ley que las regula pese al rechazo de CiU, PP y Ciutadans

El Parlamento catalán ha aprobado hoy la Ley de Consultas Populares por Vía de Referéndum, lo que le posibilitará a la Generalitat, con el permiso del Estado, convocar referendos sobre sus competencias y las de los ayuntamientos. La iniciativa ha salido adelante gracias a los votos del tripartito.

La ley contempla que los referendos pueden ser convocados por el Gobierno catalán, por dos grupos parlamentarios o una quinta parte de los diputados, por el 10% de los municipios -unos 95 y que tengan un mínimo de 500.000 habitantes-, o también por un 3% de la población catalana, mediante la recogida de firmas. Los temas a votar tendrán que ser "cuestiones políticas de trascendencia especial para la ciudadanía en el ámbito de las competencias de la Generalitat".

El texto ha sido aprobado por PSC, ERC e ICV-EUiA y rechazado por la oposición (CiU, PPC y Grupo Mixto). La ley ha recibido 70 votos a favor y 62 en contra.

El consejero de Gobernación, Jordi Ausàs, ha destacado que la normativa es "ambiciosa y moderna" y supone un fortalecimiento de la democracia porque se dota de un instrumento de participación directa de los ciudadanos, y ha asegurado que ha sido elaborada "con toda la pulcritud" para adaptarse al Estatuto y a la Constitución, lo que no impide que permita avanzar "hacia el derecho a decidir".

Por parte de CiU, Dolors Batalla ha rechazado la ley por considerar que "es incompleta y se autolimita", y ha reiterado que el texto debía incluir otras formas de participación que posibilita el Estatuto, como por ejemplo encuestas o consultas no sometidas a referendo que no requieren de la autorización del Estado.

La diputada del PSC Lídia Santos ha recalcado que se trata de una normativa de participación de la ciudadanía en la toma de decisiones, "no es una ley de independencia -ha precisado- y puede contribuir a la mejora de la calidad democrática".

La diputada del PPC Maria Angels Olano ha puntualizado que su partido no cuestiona "el derecho a consultar a los ciudadanos" pero sí "cómo se plantea", ha indicado que "se ha perdido una buena ocasión para hacer una buena ley" y ha lamentado que la iniciativa emane "de la voluntad soberanista" de promover consultas independentistas desde el ámbito no institucional.