Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez no tiene "nada que explicar" a España del supuesto nexo con ETA

El presidente de Venezuela pide a Zapatero que respete "la soberanía" de su país

En el mismo día en el que la Fiscalía General del Estado ha prometido "impulsar" el caso "hasta el final", el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha declarado que no tiene "nada que explicar" a José Luis Rodríguez Zapatero "ni a nadie" sobre el auto en el que el juez Eloy Velasco halla indicios de "cooperación gubernamental" venezolana con ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Chávez ha apostillado que si quiere explicaciones sobre la supuesta relación Caracas-ETA-FARC "se las pida a su canciller", el ministro de Exteriores Miguel Angel Moratinos, al tiempo que ha reclamado a Zapatero que respete "la soberanía" de su país.

Chávez, que ha tildado de "acusación temeraria sin una sola prueba" el auto dictado el lunes por el magistrado de la Audiencia Nacional, ha indicado que antes de que Zapatero pidiera explicaciones al Gobierno de Venezuel él ya había hablado con Moratinos, quien no le pidió "ninguna explicación", en contra de lo que sostiene el Gobierno español. Por el contrario, le llamó "más bien" para "explicarle que el Gobierno de España no tenía nada que ver con este tema", ya que es un procedimiento judicial. Además de considerar que la reclamación de explicaciones por parte de Zapatero constituye "un exabrupto muy grande", le ha instado a él y a don Juan Carlos a echar "el ojo a su poder judicial", informa el canal venezolano Noticias 24. Para Chávez, el auto no es más que un "show". "Éste es un Gobierno que no apoya ni apoyará a grupos terroristas, somos un Gobierno de paz, de amistad", ha apostillado.

La "chulería" y el "desplante" de Chávez

Tras conocerse el auto, el presidente Zapatero señaló desde Hannover: "Estamos a la espera de la explicación del Gobierno de Venezuela. En función de esas manifestaciones actuará el Gobierno de España". El jefe del Ejecutivo informó de que Moratinos había hecho ya "las oportunas gestiones" con el Gobierno venezolano para pedirle dichas explicaciones. Según fuentes de Exteriores, Moratinos telefoneó a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, para trasladarle el sentir de España. Maduro, por su parte, se comprometió a averiguar las causas por las que se acusa al Ejecutivo venezolano y a mantener informado a Moratinos.

Unas horas después del pronunciamiento español, el Gobierno de Chávez calificó de "señalamientos infames" e "inaceptables" las acusaciones que figuran en el auto del juez. "La totalidad de los cuestionamientos formulados por este juez son producto de la utilización de archivos contenidos en el computador supuestamente incautado a Raúl Reyes, durante la operación militar que implicó el bombardeo ilegal del territorio ecuatoriano y durante la cual fueron masacradas decenas de personas. Resulta también sorprendente que el juez resucite la desgastada farsa del computador, que ya ha pasado a formar parte del folklore político colombiano", señalaba el comunicado.

Esa misma noche, desde Montevideo, donde asistía a la toma de posesión del presidente uruguayo, José Mujica, Chávez tildó las acusaciones de "tristes restos" de la época colonial española. A su juicio, la "Real" Audiencia Nacional sería capaz de considerar terrorista "incluso al libertador Simón Bolívar" si el término hubiera estado acuñado en el siglo XVIII. "Eso son restos todavía, tristes restos, de las antiguas cadenas que algunos quisieran colgarnos de nuevo aquí al cuello, pero nosotros somos libres", afirmó a un grupo de periodistas. "Ante esta condena de la Real Audiencia, a mí me honra, y voy a decir: condenadme. La historia me absolverá", añadió, citando una frase que Fidel Castro pronunció en 1953 en su defensa ante el tribunal que le juzgaba por el asalto al cuartel de Moncada. Por último, el presidente venezolano culpó a una mano negra: "Detrás de todo esto, está el imperio yanqui".

Al margen del cruce de declaraciones entre España y Venezuela, el Fiscal General del Estado, Cándido Conde- Pumpido, ha subrayado que la Fiscalía de la Audiencia Nacional "impulsará hasta el final" el procedimiento. El PP, que usa Venezuela y Cuba como ejes de su crítica al Gobierno, ha criticado este miércoles la "chulería" y el "desplante" a la Justicia del presidente Chávez. Además, considera "insuficientes" las explicaciones que Zapatero ha solicitado al país. El portavoz de Interior del Grupo Popular, Ignacio Cosidó, cree que la referencia de Chávez a una "conspiración" en su contra por parte de España y Estados Unidos "no por previsible resulta menos alarmante".

Caracas acusa a EE UU y a España y de actuar en "concierto" contra Venezuela

En una sesión ordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, el embajador venezolano, Roy Chaderton, ha arremetido contra Estados Unidos, España y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a los que ha acusado de actuar en "concierto" para difamar y desestabilizar el Gobierno venezolano por dos recientes informes sobre la lucha contra las drogas y el deterioro de los derechos humanos y el auto de Velasco.

"Detrás de estos ataques incesantes están los intereses de la dictadura global y la aplicación implacable de la agenda de (el ex presidente George W.) Bush", ha subrayado. Para el diplomático venezolano, Velasco "convalida las manipulaciones de una caja de Pandora cibernética" y "vincula sin evidencias a Venezuela con ETA y las FARC".

Más información