Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno catalán aprueba el proyecto de ley de veguerías

El nuevo modelo evita concretar todas las capitales

El Gobierno catalán ha aprobado esta mañana dos de los anteproyectos de ley que más han tensado el tripartito en los últimos meses: el de la nueva división territorial de Cataluña en veguerías y el de creación del Área Metropolitana de Barcelona. El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha dicho en rueda de prensa que la aprobación de sendos proyectos da continuidad al "desarrollo del Estatuto" y se ha mostrado confiado en que verán luz verde en el Parlament.

El proyecto aprobado por el Gobierno divide Cataluña en siete veguerías pero no aclara cuáles serán todas sus capitales, asunto que ha generado una gran confrontación territorial. El nuevo modelo prevé que, de entrada, las diputaciones provinciales existentes, cuatro, pasen a denominarse consejos de veguería. Más adelante se dividirá la de Tarragona en dos para dar salida a la veguería del Ebro y, en una tercera fase, el Gobierno espera crear la veguría del Alto Pirineo y la de la Catalunya Central, que requiere del visto bueno del Gobierno central por modificar límites provinciales.

Las siete veguerías resultantes son el Alt Pirineu i Aran, que incorpora la Val d'Aran pese al rechazo de esta comarca a formar parte de cualquier división territorial que no sea la propia comarca; Bacelona; Catalunya Central; Camp de Tarragona, Girona, y Lleida.

El presidente de la Generalitat, que ha comparecido en rueda de prensa junto al consejero de Gobernación Jordi Ausàs, ha asegurado que el nuevo modelo no implicará un aumento del gasto en funcionarios. Con todo, ha aclarado que las administraciones, en función de sus posibilidades y necesidades tienen vía libre en este asunto.

El gobierno catalán ha aprobado también el proyecto de ley del Area Metropolitana de Barcelona, que creará un organismo formado por 36 municipios, similar a la Corporación Metropolitana de Barcelona,

suprimida por el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol en 1987 en contra del criterio de los alcaldes socialistas.

La nueva Area Metropolitana de Barcelona, que tendrá poderes en materia urbanística, fundirá en un solo organismo las tres entidades metropolitanas ahora existentes: la Mancomunidad de Municipios, la Entidad del Transporte y la Entidad del Medio Ambiente.

Los 90 miembros del consejo metropolitano serán los 36 alcaldes de los municipios que forman parte del organismo -o los concejales en los que quieran delegar su representación- más los ediles que cada ayuntamiento escoja en función de su peso demográfico: Barcelona dispondrá de 25 consejeros, además del alcalde.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha asegurado que el propósito del gobierno no es que haya más funcionarios y nuevas administraciones, sino "simplificar" las tres instituciones metropolitanas que existen.