Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno y Valencia amenazan con judicializar el plan del Cabanyal

El ministro de Justicia estudia un recurso ante el Constitucional y el Ayuntamiento una denuncia por prevaricación

La guerra que enfrenta al Ministerio de Cultura y a la Generalitat valenciana por el plan del Ayuntamiento de Valencia de reformar el barrio del Cabanyal y que incluye el derribo de varios edificios para ampliar una avenida amenaza con acabar en los tribunales.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, han asegurado que la Abogacía del Estado estudia el decreto urgente que aprobó ayer la Generalitat y que da vía libre al Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Cabanyal-Canyamelar y que fue paralizado por orden del Ministerio de Cultura al considerar que partir en dos el barrio supone un expolio del patrimonio, formado por edificios del siglo XIX de estilo modernista.

Casi a la misma hora, el consistorio dirigido por Rita Barberá ha anunciado que estudia acciones legales contra la ministra de Cultura, Angeles González Sinde, por presunta prevaricación por firmar la paralización total del plan "en un ámbito que excede de sus competencias".

La propia Barberá ha asegurado que la decisión del Ministerio es una "invasión de competencias" y "una barbaridad" que, según ha dicho, "desafía al Tribunal Supremo" y ha insistido en que el Plan del Cabanyal "va a seguir adelante como estaba previsto".

"Le han gastado una faena a la ministra de Cultura, le han metido en un buen problema, en un jardín como se dice coloquialmente. Le han llevado a algo muy grave y en mi opinión personal puede ser que haya cometido un presunto delito de prevaricación", ha afirmado la alcaldesa popular.