Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primer paso para juzgar a Camps

Camps: "Quedan dos escaloncitos y toda esta cuestión absurda habrá pasado"

El presidente de la Generalitat valenciana confía en que su mandato dure muchos meses. -Barberá pide que se incoen diligencias contra Zapatero por aceptar anchoas del presidente de Cantabria

"Quedan uno o dos escaloncitos y entonces toda esta cuestión tan extraña, tan absurda y tan estrafalaria habrá pasado". Con estas palabras se ha pronunciado Francisco Camps esta mañana en sus primeras declaraciones tras conocerse el auto del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que ratifica los indicios de un supuesto delito de cohecho. "Estoy convencido de que la verdad está más cerca que nunca, por eso estoy muy contento", ha insistido.

El presidente de la Generalitat ha acudido este mediodía a un acto institucional en la localidad valenciana de Algemesí, el mismo municipio donde se registró la empresa Orange Market, que dirige Álvaro Pérez, en el verano de 2003.

En la presentación de un proyecto de reforma del mercado municipal y construcción de un aparcamiento, Camps ha evitado responder a las preguntas de los medios de comunicación, pero en su alocución se ha referido a su situación procesal y política. "No hay cosa más grande que la presidencia de la Generalitat", ha dicho Camps, "y cuando sea la hora de inaugurar este aparcamiento todo habrá pasado".

El pesidente valenciano ha dado a entender que no piensa dimitir por ahora al afirmar: "En los próximos meses iré por todos los pueblos y comarcas para explicar los proyectos" del Consell.

Al acto institucional ha acudido apenas medio centenar de personas, fundamentalmente alcaldes y concejales de la comarca de La Ribera y el presidente de la Diputación de Valencia y del PP provincial, Alfonso Rus.

"Que se incoen diligencias contra Zapatero"

Por su parte, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha minimizado la importancia de las imputaciones a Camps por la vía de extender las sospechas de cohecho a todo político que acepte regalos.

"Si el presidente de todos los valencianos está incurso en un procedimiento" por aceptar supuestamente dádivas, "que se incoen diligencias contra Zapatero por las anchoas que le regala el presidente (de Cantabria, Miguel Ángel) Revilla", ha dicho Barberá. "Y también contra mí, que he recibido ramos de flores", ha añadido la alcaldesa, que ha comparecido junto al vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, tras una reunión con el sector de la hostelería.

Rambla ha insistido en que el gobierno valenciano y el partido afrontan la situación "con absoluta tranquilidad" y "todavía más seguros de que esto va a acabar muy bien para Camps y el resto de afectados". También el vicepresidente ha señalado que se "raya la locura" cuando se trata de "enjuiciar" a Camps por "un supuesto regalo", ya que "tendrían que estar los juzgados llenos de cargos públicos, hasta el presidente del Gobierno".

Un silencio difícil de justificar

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, también ha opinado sobre Camps y ha aseverado tras firmar un convenio con la Fundación Príncipe de Asturias que el silencio del PP en torno a su caso es "cada vez más difícil de justificar", informa Efe.

De la Vega no ha querido valorar el auto del juez Flors, pero sí que ha puesto la pelota en el tejado del PP y ha dicho que es a ellos a quienes les compete decidir si Camps "debe continuar representando a los valencianos".

La vicepresidenta ha recalcado que el PP lleva "demasiado tiempo" mirando "hacia otro lado" con este asunto y ha opinado que "en política, como en la vida, no se pueden dar lecciones sin dar ejemplo". También ha eludido presionar a la Justicia de ningún modo, y ha añadido que ésta "tiene sus procedimientos, sus tiempos, su curso y trabajo que todos debemos respetar y apoyar".