Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a 17 años de cárcel los dos jóvenes que quemaron a una indigente en Barcelona

La Audiencia les culpa de delito de asesinato.- La madre y la hija de la víctima que sufrió la agresión en un cajero deberán ser indemnizadas con 46.000 euros

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 17 años de cárcel a Oriol Plana y Ricard Pinilla, los dos jóvenes acusados de quemar a una indigente en un cajero de Barcelona. A Ambos se les ha sancionado con 16 años por asesinato con alevosía y uno más por daños dolosos por los desperfectos que ocasionaron en el cajero de La Caixa. El menor que acompañaba a los dos agresores está ya condenado a ocho años de internamiento. La sentencia indica que el fuego cuando se utiliza con acelerantes es "un medio esencialmente alevoso porque denota de manera inequívoca la intención de asegurar el delito".

De esta forma, se ha rechazado el agravante de ensañamiento que pedía la acusación, que elevaba la solicitud de pena a 25 años de prisión. La madre y la hija de la víctima, María Rosario E.P, deberán además ser indemnizadas con 46.000 euros, mientras que La Caixa percibirá 26.179 euros por los daños provocados en sus instalaciones.

Fuego y disolvente

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 16 de diciembre de 2005. Pinilla y Plana tenían entonces 18 años. Durante varias ocasiones entraron en el cajero de la entidad bancaria situado en la calle Gullem Tell de Barcelona, donde se encontraba la víctima a quien increparon repetidamente.

Posteriormente, volvieron al cajero acompañados por Juan José M., quien entonces tenía 16 años y que utilizó un bidón de 25 litros de disolvente para rociar a la indigente y un cigarrillo para prender fuego, lo que provocó una potente deflagración. La víctima falleció dos días después a causa de las quemaduras. El suceso fue grabado por una cámara de seguridad de La Caixa, lo que permitió que los tres jóvenes fueran detenidos sólo tres días después de los hechos.

Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia, ha asegurado que la sentencia de hoy es "un aviso contundente de la Justicia para todos los que desprecian la vida de los excluidos sociales". Ibarra ha mostrado su satisfacción y ha expresado que la condena "sigue la línea de otra sentencia de la Audiencia de Madrid que hace unos años impuso una pena similar a unos jóvenes que mataron también a un indigente".