Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulado un clan familiar dedicado al tráfico de drogas en la Cañada Real

La Guardia Civil ha detenido a 21 personas. -Entre los arrestados, hay dos menores

La Guardia Civil ha detenido a 21 personas, la mayoría miembros de un clan familiar afincado en la Cañada Real Galiana de Madrid, que se dedicaba a la introducción, adulteración y distribución de cocaína y heroína. Entre los arrestados por su presunta implicación en delitos contra la salud pública hay doce españoles, cuatro bolivianos, dos peruanos, un venezolano y dos colombianos. Dos de los detenidos son dos menores que se encargaban de vender la droga.

En la denominada operación Jake se han intervenido más de 4 kilogramos de cocaína y 2 de heroína, y se han incautado también cuatro vehículos de alta gama, dos pistolas, cincuenta teléfonos móviles, 58.000 euros en efectivo y productos utilizados para adulterar las sustancias estupefacientes.

La 'operación Jake'

Las investigaciones llevadas a cabo por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil (EDOA), se iniciaron el pasado mes de abril y han servido para desmantelar dos vías de distribución de cocaína y una vía de suministro de heroína asentada en Madrid pero con ramificaciones en la provincia de Cáceres.

En esta provincia, en concreto en la localidad de Plasencia, ha sido detenido el cabecilla del clan familiar, de 37 años, que se encargaba de establecer los contactos con Madrid para encargar la droga que, posteriormente, distribuía en su zona de actuación. En esta misma localidad fueron arrestadas también otras cuatro personas, entre ellas la esposa del jefe del clan, la hija de ambos y el marido de ésta.

La operación policial ha estado dividida en tres fases, en la primera fueron detenidas diez personas (cuatro españoles, cuatro bolivianos y dos naturales de Perú). En la segunda parte del operativo, los agentes asestaron un nuevo golpe a la red de abastecimiento de cocaína, y detuvieron a un español, un venezolano y un colombiano.

Estas detenciones permitieron a los agentes iniciar la última fase de la investigación, a mediados del mes de julio, desarrollada en Madrid y Plasencia (Cáceres) y que culminó con la detención de ocho personas de nacionalidad española y la intervención de 2.200 gramos de heroína.