La Fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel para tres 'mossos'

Les acusa de detener ilegalmente a un joven en una discoteca de Barcelona y de propinarle una paliza en la comisaría de Les Corts

La Fiscalía ha solicitado penas de hasta cuatro años y medio de prisión para tres mossos, acusados de detener ilegalmente a un joven en una discoteca de Barcelona, cuando se encontraban fuera de servicio, y de propinarle una paliza en la comisaría de Les Corts. La calificación fiscal pide tres años y medio de prisión y nueve de inhabilitación por el delito de detención ilegal para los tres agentes, y un año más de cárcel y tres de inhabilitación, para dos de ellos por otro delito de lesiones. Se trata del primer caso detectado en esta comisaría, a raíz del cual se instalaron cámaras de vigilancia.

Más información

El fiscal también propone una multa de 550 euros, así como una indemnización de 5.000 euros para la víctima, José Antonio M., por los perjuicios ocasionados, según ha informado hoy el bufete Col·lectiu Ronda en un comunicado. El joven denunció que la noche del 2 de junio de 2006, tres agentes fuera de servicio, con los que tuvo una pelea en la discoteca, le detuvieron de forma ilegal y, una vez en la comisaría, dos de ellos le propinaron una paliza y le amenazaron con que, si les denunciaba, le matarían y violarían a su esposa.

El caso del José Antonio M. fue uno de los primeros maltratos en la comisaría de Les Corts de Barcelona que salió a la luz pública y, al cabo de poco tiempo, tras conocerse otros casos de malos tratos, el departamento de Interior colocó cámaras en la dependencia policial para vigilar el trato a los detenidos. La acusación particular, ejercida por Col·lectiu Ronda, solicita, por su parte, una condena de cinco años de prisión y diez de inhabiitación para los tres agentes por la presunta detención ilegal, y, para los dos supuestos autores de la agresión, además, otros cuatro años de prisión por delitos contra la integridad moral y de lesiones.

Indemnización y multa

Esta parte cifra la indemnización por los perjuicios ocasionados en 11.500 euros, y pide una multa de 1.200 euros para los dos agentes que presuntamente participaron en la paliza en la comisaría Según la acusación particular, la pelea se originó cuando un compañero de la víctima rozó a una agente imputada, lo que derivó en una pelea en la que se involucraron los otros dos acusado.

Al parecer, el joven agredido acudió para poner calma y apartó a uno de los agentes, que cayó al suelo, lo que generó que la bronca se enconara. Los servicios de seguridad de la sala Bikini les expulsaron del local, no sin que antes los tres mossos de paisano se identificaran como agentes de la policía catalana.

Una vez en la calle, pese a que ya había llegado una patrulla de los Mossos uniformada, los tres agentes, adscritos al Area de Investigación Regional, pidieron ser ellos quienes detuvieran a Antonio M. El joven fue trasladado a la cercana comisaría de Les Corts, donde le siguieron sus amigos, aunque al llegar los Mossos les conminaron a irse. Según la víctima, una vez que estuvo en el interior de la Comisaría, los dos agentes masculinos (la mujer ya no volvió a aparecer) le llevaron a un calabozo donde, durante al menos 15 minutos, le propinaron todo tipo de golpes en la cara y en los costados.

Un vídeo grabado con cámara oculta en la comisaría central de los Mossos d'Esquadra, situada en el barrio de Les Corts de Barcelona, muestra la agresión que sufrió una detenida.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50