Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una piedra en el zapato de Donald Trump

Un pescador obstaculiza su proyecto de crear "el mayor campo de golf del mundo"

David contra Goliat. Un modesto pescador escocés de 55 años se ha enfrentado al archimillonario Donald Trump y su proyecto de construir "el mayor campo de golf del mundo", en Escocia. El rico empresario quiere levantar dos campos de golf y un hotel en los terrenos que limitan con su casa, pero el pescador hará todo lo posible por impedirlo, según informa hoy el diario The Times.

Michael Forbes es un humilde pescador de salmón, cuya familia lleva más de cuarenta años instalada en las dunas de arena en Balmedie, Aberdeenshire. "Toda mi familia es de aquí. Mi abuelo pescaba ya aquí y también mis tíos. Soy el último de ellos y estoy dispuesto a resistir", ha afirmado Forbes al diario británico.

En realidad, la casa de Forbes no está en peligro, pues Trump quiere construir el complejo alrededor de sus terrenos. Pero el pescador teme que el rico empresario cumpla sus presuntas amenazas y "convierta su vida en una miseria". Él tampoco está siendo un vecino agradable que digamos. Un cartel de "no al campo de golf" recibe a los visitantes de las obras, sembrando la desconfianza hacia el proyecto.

El multimillonario confía en recibir permiso de construir dentro de unos meses. De momento, ya ha logrado rebajar las protestas de los ecologistas, con todo tipo de promesas y argumentos. Lo que sigue sin conseguir es vencer la resistencia del pescador.

Trump ya le ha hecho dos ofertas por su terreno en el último año y medio. Una por 700.000 dólares y otra por 750.000. Eso sí, un portavoz del multimillonario ha negado que se haya hostigado al pescador. Bien al contrario, le acusan de haberse portado de una manera "abusiva" y "agresiva" con los abogados de Trump.

Forbes, por su parte, no atiende a razones. Insiste en que no quiere dinero. Sólo persigue que nadie le eche de su casa.