Iturralde y Haightower llenan las noches de agosto con "la profunda música del alma"

El 'casticismo' de la zarzuela 'La verbena de la Paloma' llega al Teatro Gran Vía

Los Veranos de la Villa acogerán desde mañana el programa Más música, la propuesta del festival para el mes de agosto y que propone un viaje al espectador desde el jazz al rock gitano. Entre otros recitales, incluye dos grandes estrellas: la cantante Donna Haightower y el saxofonista Pedro Iturralde, en los Jardines del Sabatini. El director del festival, Manuel Gutiérrez, ha destacado que ambos músicos, además de ser amigos, conocen e interpretan a la perfección "la profunda música del alma".

Más información

La cantante Donna Haightower llega a Madrid, donde ofrecerá un recital mañana, después de que regresara a Estados Unidos en la década de los 90. Para ella, volver a España (donde vivió casi 30 años) es "volver a casa". En su concierto, los ritmos del blues y del jazz serán los protagonistas junto con un tema en castellano que interpretará a capella. Pedro Iturralde actuará acompañado por su cuarteto el 2 de agosto en los Jardines del Sabatini. El concierto tendrá un componente místico al realizar una fusión entre diferentes culturas: "un peregrinaje de músicas asturianas, catalanas y gallegas", según ha señalado el saxofonista en la presentación, quien además ha añadido que ante todo hará "música étnica", al referirse a que llegará a unir la esencia griega con el funky en su actuación.

Además de estas actuaciones, dentro de Más música destacan otras como la que tendrá lugar el 3 de agosto a cargo de Israel Cachao, que se despide de los escenarios, con un concierto en el que los ritmos cubanos y el mambo incitarán a los espectadores a disfrutar del baile. El 4 de agosto, el grupo Pata Negra llevará al escenario su

rock gitano, con Rafael Amador a la cabeza. "Después del rock habrá flamenco y zarzuela", ha dicho Gutiérrez al referirse al programa que completa la propuesta del festival para el mes de agosto, que tiene como objetivo provocar una "vuelta de los conciertos".

Una zarzuela de celos infundados

Iturralde ha explicado que cuando contaba con sólo 14 años decidió tocar el saxofón, "un instrumento que nadie consideraba instrumento" entonces. Además fue "el pionero en el jazz en la década de los 40", ha dicho el saxofonista al explicar que "ya en Navarra hacía esta música, que nadie consideraba música". Haightower, de 80 años, ha señalado que la canción que más le ha llenado a lo largo de su carrera es "un tema en castellano" que canta en su iglesia, "en el que se dice que Dios te llena". "La canción dice una gran verdad, por eso me gusta tanto", ha agregado.

Por otro lado, el casticismo de La verbena de la Paloma llega hoy al Teatro Gran Vía de Madrid, de la mano de la compañía de Nieves Fernández y José Antonio Irastoza y también dentro de la programación de los Veranos de la Villa. Una versión renovada de este clásico del género chico, que ya se presentó en Madrid el año pasado y que estará en cartel hasta el 5 de agosto. La verbena de la Paloma vuelve a la capital con sólo una novedad: el cambio de decorado, a cargo de Antonio Lagar Jr, como ha explicado hoy en rueda de prensa Nieves Fernández, al hablar de este "magnífico" montaje, basado en una historia real, con un "argumento sencillo".

Los tenores y sopranos Enrique del Portal, como don Hilarión; Lorenzo Moncloa, como Julián; Rosa Ruiz, en el papel de Susana; y Amelia Font, que encarna a la Tía Antonia, acompañaron a Fernández en la presentación a los medios de esta zarzuela, que cuenta con la dirección escénica de Antonio Ramallo. Para Fernández esta obra "costumbrista" está llena de "casticismo" sin ser "casposa". "Refleja una época de Madrid", algo en lo que también ha insistido Moncloa. "Es una zarzuela que nunca te cansas de ver", ha precisado el tenor, para agregar que además de ser una "gran comedia" cuenta con la música de Tomás Bretón.

Lo más visto en...

Top 50