DEBATE SOBRE EL ENVÍO DE TROPAS

Alonso dice que la misión en Líbano "tiene riesgos pero es una obligación ética justificada"

El Gobierno pide permiso al Congreso para mandar un contingente militar a la misión de Naciones Unidas

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ha comparecido ante el Pleno del Congreso de los Diputados para explicar la intención del Gobierno de enviar tropas españolas a la misión de paz de Naciones Unidas en Líbano y recabar, como es de rigor, el permiso de la Cámara. "Nuestra participación cumplirá la legalidad internacional y para defender la paz", ha querido dejar claro el ministro. "Tiene riesgos, pero es necesaria, está justificada, será constructiva y además es una obligación ética", ha añadido.

Más información

El Consejo de Ministros acordó el pasado viernes solicitar esta aprobación ("y el de la sociedad española a través de sus representantes legítimos", según Alonso) para mandar un contingente al sur de Líbano, donde "la necesidad de respuesta es urgente". España quiere contribuir con alrededor de un millar de soldados y aspira a dirigir una brigada, lo que podría aumentar el número de militares españoles en la misión. Ya hay cuatro buques listos para zarpar hacia Líbano mañana mismo, con 800 marineros y unos 500 soldados. Llegará al lugar del conflicto a mediados de la semana que viene.

Respecto a los riesgos de la misión, Alonso ha recalcado el peligro de ataques por parte de grupos incontrolados (que podrían usar morteros y lanzagranadas), amén del uso de tácticas terroristas contra los soldados. "Existen campos minados y restos de municiones no detonadas", además. "Tengan muy claro que la operación es de paz, complicada, difícil y de riesgo", ha añadido el ministro. "La paz debe echar raíces en Líbano. Nuestra participación tiene riesgos, pero es necesaria, está justificada, será constructiva y además es una obligación ética", ha explicado el ministro.

Alonso ha defendido desde la tribuna la coincidencia de todos los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la misión, así como la de los países envueltos en el conflicto (que ha causado 1.500 muertos en apenas un mes de combates). "En esta ocasión no tenemos que hablar de vieja y nueva Europa", ha dicho, en alusión a la división que causó en el seno de la Unión Europea y, en general, del mundo, la invasión militar de Irak.

Pese a que, en un principio, el PSOE y algunos de sus aliados parlamentarios querían que Alonso compareciera ante la comisión de Defensa, el Partido Popular e Izquierda Unida coincidieron en solicitar que se debatiera en Pleno.

El grueso de la fuerza multinacional de cascos azules que la ONU en Líbano tras el enfrentamiento entre la guerrilla Hezbolá, que domina el sur del país, y el Ejército de Israel, está compuesta por entre 5.600 y 6.900 soldados europeos. Esta aportación está liderada por Francia, que se ha comprometido a enviar 2.000 soldados. Precisamente este país, junto a Italia y España, forma la columna vertebral de la fuerza de paz, cuya misión es conseguir que el cese de hostilidades permanente entre Hezbolá e Israel.

Sobre la misión, Alonso ha explicado que las reglas por las que se regirán los soldados son secretas, pero "permiten la autodefensa y un uso apropiado y creíble de la fuerza. Los expertos [militares españoles] las consideran adecuadas a la misión y a la legalidad nacional e internacional". El ministro ha resaltado que no será necesario un despliegue tan voluminoso como el que contempla la resolución de la ONU (15.000).

Lo más visto en...

Top 50