Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Convención del PP

Aznar dice que con el PP "nunca hubo negociación con ETA, y menos de caracter político"

El ex presidente del Gobierno vaticina que "no va a quedar nada del Estado si se aprueba el Estatuto de Cataluña"

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha dicho al inicio de la convención que celebra el PP en Madrid que su Gobierno nunca negoció con ETA. "Nunca hubo negociación, y menos de carácter político", ha dicho Aznar al referirse a la tregua decretada por los terroristas en 1998. Lo único que él ordenó fue una "toma de contacto" para comprobar si [los terroristas] estaban o no dispuestos a rendirse".

Aznar ha explicado que aquel año ETA dejó de cometer atentados tras alcanzar "una tregua, no con el Gobierno, sino con los nacionalistas" dentro del Pacto de Estella. "¿Y qué hizo el Gobierno a continuación? ¿Negociar? No ¿Tapar sus manejos? No ¿Aceptar condiciones? No ¿Bajar la guardia? Tampoco", ha aseverado. Además, ha alardeado de haber detenido, durante el periodo que duró la tregua, al jefe de los comandos operativos de ETA (Kantauri), a los autores de un robo de explosivos y a otros importantes etarras como Belén González Peñalba, alias Carmen. Incluso ha recordado que entonces había "los que decían que no debíamos detener a personas tan importantes como esas" si se quería acabar con ETA y ha insistido en que "el Estado nunca estuvo en tregua" y actuó con "transparencia" en su contacto con la banda.

Según ha dicho, sólo hubo un "único encuentro" con la dirección de ETA en sus dos legislaturas de mandato. Tuvo lugar en Zurich (Suiza) después de nueve meses de tregua con el objetivo de verificar "la autenticidad de su anuncio de cese de los atentados" y "comprobar si estaban o no dispuestos a rendirse". "Como no sólo no estaban dispuestos a rendirse, sino que lo que querían era negociar condiciones y contrapartidas políticas, los terroristas volvieron a sus métodos: matar, amenazar y extorsionar", ha dicho.

"Mendigar" una tregua

Luego ha entrado a valorar la disposición del Gobierno socialista a negociar con ETA si los terroristas dejan antes las armas. En este asunto, al igual que en la reforma territorial del Estado, no ha concedido un sólo mérito al PSOE; muy al contrario ha echado por tierra la política antiterrorista emprendida por los socialistas sin el consenso del PP.

Así, ha denunciado que ahora el Gobierno de Zapatero "nunca habla de derrotar a los terroristas" sino "de que se acabe la violencia". "Y no es lo mismo", ha apostillado. Por ello, ha exigido al Ejecutivo que explique "por qué ha cambiado una política antiterrorista que había puesto a la banda contra las cuerdas" y por qué se dedica a "mendigar una tregua a los terroristas hasta el punto de que es la banda la que les está humillando".

El ex presidente del Gobierno ha asegurado que el PP no sólo quiere acabar con los terroristas sino que pretende "derrotarlos" y manifestó que "mienten y nos insultan cuando dicen que no queremos el fin del terrorismo". Sin embargo, ha pedido que el final de ETA llegue una vez que sean "vencidos" los asesinos y ha recordado que entre sus filas hay muchas víctimas, ya sean asesinadas, secuestradas, heridas o simplemente amenazada

La unidad de España, amenazada

En medio de una fuerte ovación, el ex presidente del PP, José María Aznar, ha comenzado su discurso criticando con dureza la política de pactos del Gobierno del PSOE con las minorias nacionalistas y el peligro que éstos conllevan para la unidad de España. Aznar ha comparado los acuerdos de gobierno que el PP alcanzó con los nacionalistas catalanes con la situación actual. Frente a los "pactos públicos, transparentes, honestos, en los que se hablaba de reformar muchas cosas salvo una, la Constitución y los estatutos de autonomia, ahora se hace todo lo contrario". "Nosotros pactamos [con los nacionalistas] para hacer más fuerte España; otros [en referencia al Ejecutivo de Zapatero] han pactado a costa de hacer más débil España".

"El Gobierno duda del concepto de España como nación", ha continuado. En este contexto, ha acusado al Ejecutivo de "desestabilizar la vida pública y privada de los españoles" y ha culminado diciendo que "no hay nación ni Estado que sobreviva a un proceso como el que está viviendo España".

Aznar también ha tenido tiempo para mandar un mensaje de optimismo a las bases de su partido, a quienes ha dicho que "aunque sólo han pasado dos años" desde la derrota del PP en las urnas, su partido "ya está listo" para ganar las próximas elecciones, y ha agregado que los populares se han reforzado con "muchas personas que están hartas de todos esos dirigentes que les han engañado".