Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN DEL 'CASO ROQUETAS'

Gómez Arruche, en el ojo del huracán

Las asociaciones de la Guardia Civil discrepan sobre la actuación del director general

El caso Roquetas puede cobrarse una víctima política. El director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, se ha colocado en el centro de una polémica a raíz de las tibias declaraciones que realizó cuando se desveló el caso. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha exigido hoy su cese por el "silencio vergonzoso" y la "opacidad" con los que, a su entender ha afrontado el caso. En cambio, la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) respalda su actuación.

Al día siguiente de conocerse la muerte del agricultor en el cuartel del Roquetas de Mar (Almería), Arruche recordó que el teniente suspendido tenía su expediente personal limpio. "Hay un asunto de un joven que le había dado un cabezazo al teniente, pero que se sepa no tiene nada contrario en su expediente personal y eso es lo que vale", afirmó.

Además, trató de negar que se hubieran utilizado armas no reglamentarias como una porra eléctrica. "Tampoco es que sea un arma eléctrica, que sólo se ha visto en las películas. Otros países las tienen; nosotros no, y aunque se compraron en un tiempo, luego se decidió no usarlas por un riesgo de peligro y no las tenemos como dotación", dijo.

Reformas en el cuerpo

Estas declaraciones han llevado hoy al presidente de la AUGC, Fernando Carrillo, a decir que no se produce el cese de Gómez Arruche, la responsabilidad de los hechos recaería en los ministros de Defensa, José Bono, y en el del Interior, José Antonio Alonso. Además, ha exigido que se lleven a cabo las reformas necesarias para convertir a la Guardia Civil en un cuerpo policial y no militar.

En cambio, el máximo responsable de la ASIGC, Joaquín Parra, ha defendido la actuación de Gómez Arruche. "No vemos ninguna actuación por parte del director general que haya que recriminarle", ha dicho. Además, ha asegurado que en la Guardia Civil no ha habido "opacidad" y ha destacado que el cuerpo "instruyó diligencias lo más detalladas posibles".