Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN DEL 'CASO ROQUETAS'

La juez deja en libertad con cargos a los nueve agentes implicados en la muerte de Galdeano

El fiscal había pedido prisión para dos de los guardias civiles por "utilización de medios agresivos y violentos"

La juez de Instrucción número 1 de Roquetas de Mar, Estefanía López, ha decidido dejar en libertad con cargos a los nueve agentes imputados en la muerte del agricultor Juan Martínez Galdeano cuando se encontraba detenido en el cuartel de la localidad almeriense el pasado 24 de julio. La magistrada no ha seguido así el criterio del fiscal de la Audiencia Provincial de Almería, Juan Manuel de Oña, que había solicitado prisión para el teniente José Manuel R. y para otro agente implicado en el suceso.

En el auto, la juez entiende que "en el momento actual de la investigación y a la espera de los resultados forenses definitivos sobre las causas de la muerte del agricultor, "no puede afirmarse contundentemente la relación causal entre la actuación de los imputados y el fallecimiento del detenido". El auto, en el que la magistrada se refiere sólo al teniente y al agente para quienes el fiscal pedía prisión provisional, agrega que "ciertamente, del material gráfico y de las declaraciones vertidas por los imputados en las actuaciones parece inferirse la presencia de una extralimitación en sus funciones y de una actividad presuntamente delictiva".

La decisión ha sido recibida por parte de la defensa con satisfacción, "porque se ha dejado actuar a la justicia con la tranquilidad y serenidad que venimos reivindicando desde el principio", ha manifestado el abogado Gustavo Arduán, quien ha dicho que "si el ministro de Interior tuviera decencia, tendría que dimitir por la gestión de la crisis". El único cumplimiento que deberán realizar el teniente y el otro agente para los que la titular del juzgado de Roquetas ha decretado libertad provisional será el de acudir los días 1 y 15 de cada mes a las dependencias judiciales, y cada vez que así lo estime la juez.

Mientras tanto, el abogado de la acusación, José Ramón Cantalejo, ha señalado al respecto que "vamos a presentar un recurso de reforma" por la "alarma social" que ha generado el caso. La medida judicial se encuentra, no obstante, a la espera de los resultados finales de la autopsia y de la causa de la rotura del esternón del fallecido y, según Cantalejo, "cuando llegue ese informe fiscal, incluso, se podrá modificar la petición de prisión".

El fiscal había solicitado prisión para dos de los agentes por "la utilización de medios agresivos y violentos en la reducción del detenido y por una posible extralimitación en sus funciones". El teniente presuntamente golpeó al agricultor con dos porras, una extensible y otra eléctrica, antirreglamentarias en España. Para el resto de agentes implicados, siete en total, el fiscal reclamaba "libertad provisional con obligación de comparecer ante el juzgado".

Altercados

Los nueve agentes imputados han prestado esta tarde declaración en los juzgados de Roquetas de Mar en medio de una situación de enorme tensión en los alrededores de la sede judicial, donde se han registrado altercados entre un grupo de vecinos que mostraban su solidaridad con la Guardia Civil y otro que exigía responsabilidades al instituto armado por la muerte del agricultor de 39 años. El momento álgido de los incidentes se ha producido cuando un hombre de 65 años, vecino de Roquetas de Mar, ha disparado al suelo con una pistola de fogueo antes de ser reducido por agentes de paisano.

Una veintena de mujeres se han presentado en las las dependencias judiciales para mostrar su solidaridad con los nueve guardias civiles imputados. Cuando mostraban pancartas donde se leía "Animo tenéis la conciencia tranquila", "Viva la Guardia Civil" y "No hay derecho a sentenciaros antes de juzgaros", algunos de los concentrados se han abalanzado sobre ellas para quitarles sus mensajes. En ese momento un hombre ha sacado un arma de la cintura y ha causado un tumulto que ha tenido que ser apaciguado por agentes de paisano de la Guardia Civil y policías locales. A continuación, una decena de guardias civiles uniformados ha hecho un cordón humano separando ambas concentraciones para devolver la calma al lugar.

Fuerza excesiva

El abogado del teniente imputado por la muerte de Galdeano ha basado la defensa en que el fallecido estaba drogado en el momento de su detención y por eso fue necesario utilizar una fuerza excesiva. La acusación, en cambio, ha solicitado prisión provisional para el teniente "por la alarma social" generada por el caso. La defensa de los agentes está a la espera de recibir varios análisis, entre ellos el informe de toxicología, que "podría contribuir a explicar el estado de excitación en el que se encontraba Juan Martínez Galdeano", quien admitió a los guardias civiles haber consumido drogas, según el abogado de la defensa, Gustavo Arduán. El letrado sostiene que en el vehículo de la víctima se halló una "sustancia marrón con todas las características de ser estupefacientes y un medicamento de iguales características".

No obstante, para la familia de Martínez Galdeano, el que su resistencia estuviera motivada o no por el consumo de drogas "no justifica la actuación de los agentes", según ha señalado su cuñado, Leonardo Montoya. En todo caso, la defensa ha sostenido que esas sustancias provocaron que la víctima tuviera una fuerza tremenda, lo que obligó a los agentes a emplearse a fondo para reducirle. La defensa también ha explicado que esas mismas sustancias hicieron al agricultor casi insensible a los golpes, entre ellos los que le rompieron el esternón y las agresiones recibidas con dos porras, una eléctrica.

El teniente al mando del cuartel, un joven de 29 años casado y con un hijo, está suspendido cautelarmente de sus funciones durante seis meses, al igual que otros siete de los ocho agentes implicados.

El teniente se encara con el fiscal

La tensión que se ha vivido en el exterior de los juzgados se ha trasladado a la sala donde han prestado declaración los nueve imputados. El momento más grave se ha vivido durante el interrogatorio al teniente responsable del cuartel de Roquetas de Mar el día en que se produjeron los hechos. Según ha sabido la cadena SER, cuando el fiscal ha interrogado al oficial, éste se ha levantado y encarado con el fiscal. Ante esta actitud, la juez ha llamado al orden al guardia civil.

Más información