Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESO

Más de 30 personas heridas y dos detenidos en una pelea en Madrid

Los implicados celebraban dos bodas distintas en el mismo salón de banquetes

Un centenar de personas pertenecientes a dos familias que celebraban dos bodas distintas en un salón de banquetes de Arganda del Rey (Madrid) se han enzarzado esta madrugada en una multitudinaria pelea que ha concluido con 31 personas heridas, cuatro de las cuales han precisado ser trasladadas a hospitales en ambulancia, y dos detenidos.

Otras once personas han sido atendidas por las asistencias sanitarias y después derivadas a centros médicos y hospitales a los que les han llevado sus propios familiares. Agentes de la Guardia Civil que se personaron en el lugar de los hechos detuvieron a dos personas, una de ellas ha sido acusada de un delito de lesiones, mientras que la otra ha sido arrestada por intentar agredir a un efectivo de la Benemérita.

La pelea comenzó sobre la 1.30 horas, cuando un invitado de una boda fue herido por un petardo que habían lanzado personas pertenecientes a otro grupo que también festejaba un matrimonio en el mismo salón de banquetes del barrio de La Poveda, en Arganda del Rey.

En la reyerta que se ocasionó se vieron implicadas un centenar de personas de las que 31 han necesitado atención médica. Cuatro de los invitados que estaban heridos de consideración, han precisado ser trasladados a hospitales; al Doce de Octubre, los miembros de una familia, y al de la Princesa, los de la otra.

De los atendidos, once fueron vistos en el lugar del suceso por los médicos del Summa, que envió al lugar cinco ambulancias convencionales y una UVI, que finalmente no fue preciso utilizar, aunque sus efectivos médicos reconocieron a varias decenas de personas, una de las cuales presentaba un acceso de asma, del que fue recuperado.

Los heridos presentaban contusiones, traumatismos por puñetazos y patadas, cortes por cristales de vasos y botellas rotos, y algunos, pequeñas incisiones por arma blanca, todas superficiales.

En el trasladado de los heridos participaron también dos ambulancias de la Cruz Roja y otra de Protección Civil, y dos patrullas de la Guardia Civil se personaron para tranquilizar los ánimos.

Al parecer, muchos de ellos habían consumido grandes cantidades de alcohol y algunos fueron tratados también por intoxicación etílica.

Una de las personas que precisó el traslado a un hospital fue un joven atendido de quemaduras en la cara, tórax y abdomen a causa de la explosión de un petardo.