Crema de aguacate y calabacín


No es el demonio: es Batcat, el gato. / EL COMIDISTA
No es el demonio: es Batcat, el gato. / EL COMIDISTA

Misterios del mercado: por algún motivo que se me escapa, estos días estoy encontrando aguacates a patadas a precios más que razonables en las fruterías de Barcelona. No el típico aguacate pocho que te intentan colar a mitad de precio con la cantinela "por dentro está bien" y luego está marrónoscurocasinegro, sino elementos en su punto. Esos que te dicen con voz seductora "cómprame, que casi no engordo: soy una fruta" y luego revelan su maravillosa abundancia en grasas (de origen vegetal y sanísimas, pero grasas al fin y al cabo).

Como no me preocupa en exceso el contenido calórico de los aguacates -con combinarlos con ingredientes más ligeros soluciono el problema-, suelo comprarlos bastante a cascoporro. El caso es que de repente me encontré con un excedente importante y, hasta el gorro del guacamole y la ensaladita, busqué un plan B para darles salida. Así nació esta sopa, ligera gracias al calabacín y la cebolla, y cremosa por el aguacate y el yogur griego. Se puede tomar fría o caliente y acepta tantas guarniciones como seas capaz de inventarte: salmón ahumado, cangrejo, gambas, huevo duro picado, frutos secos, una cucharada de yogur mezclada con hierbas frescas, unas lascas de ese parmesano a punto de fosilizarse en la alacena o, como en la foto, un poco de chile rojo fresco.

Si quieres la sopa fría y la quieres YA, después de saltear las verduras hazlas al vapor y sustituye el caldo por cubitos de hielo ya en la batidora. Perderá un poco de sabor, pero podrás comértela helada y al momento.

Dificultad: Para auténticos amantes del aguacate.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 aguacates medianos
  • 2 calabacines grandes o tres medianos
  • 1 cebolla grande
  • 200 gramos de yogur griego
  • 1/2 litro de caldo (vegetal o de pollo)
  • Gundilla fresca o seca picada (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Instrucciones

1.
Pelar la cebolla y cortarla a trozos medianos. Cortar el calabacín (sin pelarlo) y saltear ambos con un poco de aceite de oliva durante unos minutos, hasta que empiecen a estar un poco dorados.
2.
Añadir el caldo y dejar cocer unos 5 minutos más, hasta que las verduras estén un poco tiernas pero no blandurrias.
3.
Añadir los aguacates pelados y cuarteados, el yogur, sal, pimienta y un poco de aceite y triturar bien. Si nos apetece una textura más ligera, se puede añadir un poco de agua o más caldo. Si se quiere tomar caliente, este es el momento, añadiéndole la guarnición que os apetezca.
4.
Si se quiere tomar fría, dejar enfriar a temperatura ambiente y pasar a la nevera dos o tres horas. Servir con un poco de guindilla por encima o la guarnición que se quiera.

Producción: Mònica Escudero.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS