La Junta manda a casa a 60.000 universitarios en Granada, pero reduce la restricción a solo siete días lectivos

Los alumnos tendrán clases virtuales, pero las facultades y los comedores permanecerán abiertos

Una clase de la Facultad de Ciencias de la Salud de Granada este miércoles.
Una clase de la Facultad de Ciencias de la Salud de Granada este miércoles.MIGUELANGELMOLINA / EFE

Un cierre lectivo traumático, pero con la mitad del tiempo previsto. La Junta de Andalucía (PP y Ciudadanos) ha cerrado el campus de la Universidad de Granada para mandar a casa a sus 60.000 estudiantes, pero finalmente lo hará durante siete días lectivos -desde este jueves hasta el próximo viernes 23- y no dos semanas, tal y como avanzó el Ejecutivo autonómico. Serán 10 días naturales, siete de ellos lectivos. En ese periodo, pese a la expansión del coronavirus, los bares y restaurantes de la ciudad andaluza permanecerán abiertos, a diferencia de Cataluña, donde estarán cerrados al igual que los campus.

El cierre llega descafeinado porque se suspenden las clases presenciales, pero los comedores universitarios seguirán activos, aunque solo para los becarios, al igual que las prácticas de laboratorio, en hospitales y “prácticas imprescindibles e insustituibles”, que se podrán realizar. Las facultades estarán abiertas y la actividad de las secretarías y Departamentos se desarrollará “con normalidad”. Es decir, los profesores, personal de consejería y limpieza seguirán acudiendo a los centros como siempre y se celebrarán competiciones deportivas universitarias sin público, según fija la Orden publicada este miércoles por la Consejería de Salud en el Boletín Oficial de la Junta. Al igual que las clases, las bibliotecas y las cafeterías también permanecerán cerrados. Y los colegios mayores cerrarán a partir de ahora a las 22.00. Los estudiantes que incumplan las nuevas normas serán multados con sanciones entre los 100 y los 600.000 euros para las muy graves.

El portavoz del PP andaluz, presidente del PP malagueño y consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, en un acto en Málaga del pasado 12 de octubre. En vídeo, Bendodo asegura que las medidas se toman para evitar el cierre perimetral de Granada.FOTO: PP | VÍDEO: EUROPA PRESS

La Orden destaca que en Granada se ha producido “un pico” de contagios "en los grupos de edad “entre 17 años y los 21 años”. ¿Cómo se organiza el cierre de un campus de la noche a la mañana? “Estamos preparados para todo. Hemos pasado por escenarios más complicados en menos tiempo”, responde un portavoz de la universidad. El campus ha matizado este miércoles: “Aún cuando los espacios de la Universidad de Granada son espacios seguros en los que se respetan con rigor todas las normas establecidas por las autoridades sanitarias, nuestra lealtad institucional nos lleva a aplicar estas medidas”.

La batalla entre la Junta y la Universidad de Granada, que considera injustificado el cierre de su campus, ha sido cruda. El Ejecutivo alegó que se habían registrado recientemente 150 contagios en siete residencias universitarias y la universidad respondió que las clases son seguras y que las residencias son organismos privados ajenos a la formación universitaria. “Me entristece profundamente que se valoren más los bares que la formación universitaria (…) ¿Los estudiantes estarán ahora en los bares? ¿Tengo que reservar un bar para dar una clase?”, protestó la rectora, Pilar Aranda, en una entrevista.

Este miércoles le contestó el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo: “La decisión se toma para evitar cerrar Granada dentro de 15 días. Ahora Granada está por encima de los 600 contagios, una cifra muy alta. No podemos permitirnos que el virus llegue a la universidad. Si el virus llega a la universidad, será imparable”. El campus granadino ya ha registrado 258 casos positivos entre estudiantes y trabajadores, pese a lo cual la incidencia se ha mantenido en un 0,4% y no se han disparado los contagios. Las próximas dos semanas y la evolución de los contagios darán o quitarán la razón a la Junta sobre si el cierre del campus y la apertura de los bares surte efecto para contener el virus o multiplica su expansión entre los jóvenes.

En la última semana la incidencia acumulada en la ciudad andaluza ha crecido a gran ritmo: si el pasado viernes eran 501 casos por cada 100.000 habitantes, este martes fueron 612 y este miércoles subió hasta los 645. Y esa tasa de 645 casos supera ampliamente el umbral de 500 contagios indicado por el Ministerio de Sanidad para imponer restricciones a la movilidad de la población. La incidencia acumulada de la región sigue al alza y alcanza ya los 198 casos por cada 100.000 habitantes. Andalucía (8,4 millones de habitantes) es la comunidad que más casos ha reportado (16.739 positivos) las últimas dos semanas, tras Madrid y Cataluña.

A pesar de que Granada está en los 645 casos por cada 100.000 habitantes, la Junta arguye que no restringe la movilidad de la ciudad debido a que el 44% de sus camas UCI están aún libres, el nivel de ocupación por covid es del 15% y están aún lejos del 35% que marca el Ministerio como línea roja.

La diáspora de los estudiantes que provienen de otros pueblos y ciudades (40.000, según un reciente estudio de la UGR) puede ser la dispersión del virus, al regresar a sus hogares de origen e interactuar con sus familiares mayores. “Es del todo evidente que el efecto de esta medida será la disgregación del estudiantado de la Universidad por todo el territorio nacional. La UGR cuenta con más de 26.000 estudiantes de fuera de la provincia [22.000 del resto de España y 4.000 extranjeros] que a todas luces regresarán a sus casas en cuanto no haya la obligación de la asistencia”, han denunciado los decanos de las facultades granadinas, en una carta dirigida al consejero del que dependen las 10 universidades andaluzas, Rogelio Velasco (Ciudadanos).

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50