ENTREVISTA. LA VUELTA AL COLEGIO SEGÚN... LAS ENFERMERAS ESCOLARES I 2

“Es imposible garantizar un entorno escolar seguro en la actual situación epidemiológica de contagio comunitario”

La presidenta de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermeras Escolares, Natividad López, cree que es inseguro reabrir las aulas con una tasa de transmisión que supera en 10 veces lo recomendado por la OMS

Natividad López Langa, presidenta de la Asociación Española e Internacional de Enfermería Escolar.
Natividad López Langa, presidenta de la Asociación Española e Internacional de Enfermería Escolar.

Natividad López Langa (Madrid, 1958) es la presidenta de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermeras Escolares (Amece), y representa a cerca de un millar de sanitarias que ejercen en centros educativos de toda España, la mayoría en Madrid y en escuelas de educación especial. Ellas pueden asumir el rol de responsables covid en los centros en los están, pero se necesitarían más de 16.000 enfermeras escolares en España para llegar a todos los estudiantes. Su colectivo reclama una mayor presencia en las escuelas para contener la pandemia y apoyar a la comunidad educativa. Está preocupada por el retorno a las aulas: cree que en las actuales circunstancias de transmisión comunitaria es imposible garantizar aulas seguras. “La situación está descontrolada”, concluye esta enfermera escolar desde hace 40 años.

Pregunta. ¿Cómo se puede garantizar la seguridad en las vuelta a las aulas?

Respuesta. Cualquiera que trabaje en un centro educativo sabe que mientras haya transmisión comunitaria es imposible garantizar un entorno escolar seguro. La situación está descontrolada. Si hubiéramos tenido suficientes rastreadores en toda España desde junio no estaríamos así. Pero la Organización Mundial de la Salud ya ha advertido de que mientras haya contagio comunitario a los niveles actuales no deberían abrirse los colegios. Si nos están recomendando que no nos reunamos grupos de más de 6 o 10 personas y que permanezcamos en nuestras casas, no es coherente permitir que haya 20 niños en espacios pequeños cerrados durante más de ocho horas.

P. ¿Y cómo hacemos compatible el derecho a la educación con la seguridad?

R. Con unas garantías de reducción de ratios seguras como en Dinamarca, de 10 a máximo 15 alumnos por grupo, contratando más profesionales, y que las cosas se hagan de forma ágil, la Administración está tardando mucho en responder a las necesidades que surgen. Y la respuesta debería ser más concreta y clara. En la pandemia está siendo lo contrario en educación, con instrucciones imprecisas y sin concretar. También se deben articular las medidas de conciliación necesarias para que las familias puedan quedarse con el niño en casa si está en cuarentena o enfermo sin miedo a perder su trabajo. Antes nos mandaban a los niños con fiebre después de suministrarles paracetamol. Eso no puede ser, las familias deben entender que si lo hacen y se contagian más niños, en lugar de una cuarentena leve pueden enfrentarse a un cierre del colegio. Es importante la educación, pero también la salud de las personas, por eso no se debería volver a las aulas como se va a hacer sin las necesarias medidas de protección individual y colectivas.

P. En Madrid se ha anunciado que contratarán a 150 enfermeras escolares para el regreso a las aulas, que se suman a las 700 que ya trabajan en la región. ¿Es suficiente?

R. Es una buena noticia, pero la ratio recomendada es que sea una enfermera por cada 500 niños, así que, solo en Madrid, se necesitarían unas 2.000, según un informe realizado por la Federación de Asociaciones de Madres y Padres Francisco Giner de los Ríos, y en toda España se requerirían unas 16.000. Aunque en algunas comunidades autónomas se ha argumentado que no había suficiente personal de enfermería porque se les requería en los centros sanitarios, si quisieran contratarlas, las habría. El problema puede ser el sueldo, porque una enfermera escolar tiene una jornada laboral más amable, pero gana de media unos 600 o 800 euros menos que en un centro de salud.

P. ¿En qué consiste el trabajo de una enfermera escolar y qué podrían aportar en esta situación?

R. En los colegios, las enfermeras se encargan de garantizar la salud de su comunidad educativa y en un centro de unos 2.000 alumnos atienden de media a unos 70 al día. También hacen un trabajo de educación y prevención fundamental y atienden a enfermos crónicos. Si en las empresas con más de 700 empleados hay un enfermero por ley, no entiendo que en los centros educativos no sea obligatorio cuando los niños pasan hasta nueve horas en el colegio. Una enfermera escolar antes de la covid ya salvaba vidas, en caso de parada cardiorrespiratoria, intervención en un ataque epiléptico grave, shock por reacción alérgica, o cientos de casos más. Ahora somos determinantes para controlar la expansión de la enfermedad, incluso podríamos tomar las muestras de las PCR en el centro escolar y descargar a los saturados centros de salud, si así lo decidiera la Consejería de Sanidad.

P. El protocolo acordado entre el ministerio y las autonomías recoge la figura de un responsable covid, pero los docentes creen que no están formados para asumirlo. Es un poco como si a usted le pusieran a dar Matemáticas...

R. Los profesores no están preparados para la atención sanitaria porque ese no es su trabajo. Parece que el coordinador covid debe actuar más bien como enlace con los sanitarios. Pero tendrá que valorar si un síntoma es sospecha de covid o no para mandar a un niño a casa. Un profesor tendrá que decidir si un alumno no respira bien por covid o si tiene asma, sin tener la formación de un sanitario. El que haya una enfermera en el centro es una garantía para todos: familias, profesores y alumnos. Los niños no tienen los síntomas habituales de la covid, puede presentarse con urticaria, por ejemplo, y los profesores no tienen por qué saber identificarlo. También deben estar formados en cómo aislar a los contagiados de forma segura, sin exponer su salud. Por eso en los colegios que haya enfermeros habrá mucha más tranquilidad para todos. Hay muchas tareas que los profesores no pueden desempeñar. Los docentes están verdaderamente preocupados porque ellos tienen sus competencias muy claras y nosotros también, y hay que reforzar ambas plantillas.

P. Aún así Amece está formando a la comunidad educativa y ha preparado un protocolo en el que se explica cómo gestionar todos los espacios y situaciones.

R. A todos nos toca enfrentarnos a una situación muy lejana a lo ideal, así que hemos desarrollado el Plan Estratégico de Enfermería Escolar para la Prevención de la covid-19 en centros educativos y lo ofrecemos gratuitamente a toda la comunidad escolar porque quizás pueda responder dudas sanitarias que el protocolo de su comunidad autónoma no resuelve. Por ejemplo, qué medidas de protección utiliza un docente en función de las tareas a desempeñar o los espacios del centro en los que estemos, o cómo actuar de forma segura ante un posible caso de covid. Además estamos realizando cursos gratuitos en los que formamos a la comunidad educativa en protocolos seguros de atención a la covid.

P. ¿Qué sería lo ideal desde su punto de vista para esta vuelta a las aulas?

R. No debería haber transmisión comunitaria, tener claro y coordinado el protocolo para aislar los casos sospechosos y sus contactos directos, debe haber material de protección suficiente, deben desdoblarse aulas, garantizar el lavado de manos, el uso de mascarillas, el hidrogel... Las enfermeras deben informar y formar a todos los profesionales del centro en las medidas de seguridad en el aula según su tarea. Debería ser una vuelta a las aulas más escalonada. Las burbujas, cuanto más pequeñas, mejor. Y mucho aire libre. Y que conste que los sanitarios somos los que seguramente menos miedo tenemos en esta vuelta al cole porque siempre hemos estado en la primera línea frente a la enfermedad. Es nuestro trabajo, pero está organizándose el retorno de forma apresurada y sin dar las soluciones necesarias. Me gustaría que el regreso fuera bastante diferente de cómo va a ser.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Lo más visto en...

Top 50