Entrevista. La vuelta al colegio según ... las familias I

“Las Administraciones llevan medio año mirando para otro lado en vez de preparar una vuelta a las aulas segura”

Carmen Morillas, nueva presidenta de la influyente federación de asociaciones de familias Francisco Giner de los Ríos, reclama medidas de conciliación eficaces en previsión de las clases no presenciales

Carmen Morillas, Presidenta de la federación de asociaciones de padres Giner de los Ríos, junto a un colegio público de Leganés (Madrid).
Carmen Morillas, Presidenta de la federación de asociaciones de padres Giner de los Ríos, junto a un colegio público de Leganés (Madrid).KIKE PARA

“Falta de planificación, y dejación de funciones”. Así define Carmen Morillas (Madrid, 43 años) la vuelta al colegio, prevista para dentro de dos semanas en Madrid y sobre la que las familias aún no tienen información fiable de cómo y cuándo será. Esta maestra de Educación Infantil, y madre de cuatro hijas de 20, 16, 14 y 12 años, es desde junio la presidenta de la federación de asociaciones de madres y padres de alumnos Giner de los Ríos, que representa a familias madrileñas de 800 centros educativos. Pasó el confinamiento con su familia en un piso de 60 metros en Leganés con un solo ordenador.

Pregunta. ¿Cómo se plantean la vuelta a las aulas?

Respuesta. Estamos desconcertados. Hay dinero para invertir, que es lo que más necesita la educación, pero hace falta que planifiquen, que esa inversión llegue donde se necesita realmente y no se está haciendo. Tampoco se está teniendo en cuenta a la comunidad educativa para esa solución. Deberían contratar docentes, readaptar espacios, pero no se habla de bajada de ratios...

P. ¿Y a qué cree que se debe esa falta de previsión? Porque desde mayo se hablaba de que iba a haber un repunte de contagios.

R. Las familias y profesores hemos pasado de la incertidumbre al enfado máximo. Las administraciones llevan medio año mirando para otro lado en vez de preparar una vuelta a las aulas segura. ¿Cómo puede ser que a falta de dos semanas no sepamos cómo y cuándo van a volver nuestros hijos a clase? ¿Qué han hecho estos seis meses?

P. ¿Y por qué piensa que hemos llegado a este límite?

R. Hemos normalizado situaciones que deberían escandalizarnos. Estamos a años luz de Europa, allí se invierte y apuesta por la educación. Aquí, en cambio, está al final de la cola. Lo vimos cuando fue lo último que se plantearon abrir. Se han ido abandonando a los centros, sus infraestructuras, los docentes, ratios cada vez más altas, los recursos materiales están obsoletos, a las familias cada vez se las tiene menos en cuenta...

P. En Canadá, a las familias que tenían que quedarse en casa con sus hijos el Estado les pagaba un sueldo mensual. ¿Qué medidas de conciliación han solicitado?

R. Hemos pedido un plan de conciliación para paliar la absoluta desprotección de las familias. Necesitaríamos flexibilidad horaria, y retribuciones para poder conciliar la vida laboral y familiar o contratar a alguien si los niños no van a la escuela. Le toca a la Administración responder. En plena pandemia hemos visto vecinos que han salvado a sus vecinos, madres, padres y profesores sin dormir para poder trabajar y educar a sus hijos y alumnos... Depender del voluntarismo o la beneficencia en el primer mundo no es tolerable. No hemos vuelto a saber nada de nuestras peticiones.

P. ¿Cómo creen que debería ser un retorno a las aulas seguro?

R. Ya el 25 de mayo, la federación envió al consejero de Madrid propuestas concretas: bajada de ratios, aprovechamiento de espacios e infraestructuras, incorporar el aire libre en los procesos educativos, obras menores para adaptar las instalaciones, espacios municipales para colegios e institutos sin hueco... Nos parece prioritario abordar las infraestructuras y hacer un estudio medioambiental, pero sigue habiendo centros con amianto, sin mantenimiento, patios sin sombra... Pedimos que en cada centro hubiera una enfermera y un coordinador de salud covid, y que se garantizara una limpieza adecuada. E hicimos hincapié en la atención a la diversidad, la educación especial y la olvidada educación infantil. Pero la Administración parece que esperaba que se solucionara solo. En Madrid han hecho un protocolo con cuatro supuestos ante la pandemia y uno de ellos es sin covid... Creo que es bastante gráfico. De nuestras propuestas incluyeron también al responsable de covid y test para los educadores de centros de educación especial. Del resto, nos dijeron que tomaban nota. Luego en julio, cuando nos reunimos con ellos, les planteamos la necesidad de mantener los comedores abiertos, ampliar las rutas escolares y que hubiera recreos. Hoy, en la comparecencia de la presidenta y el consejero sabremos sin finalmente han atendido a nuestras peticiones. Pero la situación es tan absurda que los directores nos están llamando a las familias pidiendo auxilio, porque nos dicen que si los padres no presionamos a ellos no les hacen ni caso, y eso que es a los directores a quiénes están poniendo de responsables de la gestión de esta pandemia.

P. Algunas madres y padres se están planteando no llevar a los hijos a la escuela por miedo. Los sindicatos han convocado una huelga en Madrid ¿Qué opinan?

R. Si estas familias tuvieran la seguridad de cómo se va a volver a las aulas, no habría habido este revuelo. Desde la Giner estamos trabajando con la Plataforma Regional por la Escuela Pública para visibilizar esta situación y reivindicarla con una manifestación virtual el 27 de agosto [este jueves]. Y si la Administración no puede garantizar una vuelta a las escuelas segura, nos planteamos incluso acciones legales. Está en juego el derecho a la educación y la salud del alumnado.

P. ¿Qué ha sido lo peor que ha vivido durante el cierre de las escuelas?

R. No lográbamos localizar a niños que sabíamos que eran susceptibles de sufrir maltrato familiar. Su entorno seguro era el centro escolar. También vimos como estudiantes que lo tenían más difícil se descolgaron y fuimos creando redes de ayuda para hacer compras a familias para que pudieran sobrevivir. Fue realmente angustioso.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Más información

Lo más visto en...

Top 50