Emprendedoras al frente de la recuperación: así combaten la incertidumbre

Diez mujeres que lideran ‘startups’ de éxito hablan sobre cómo ser empresaria en tiempos de crisis

iStock

Las startups lideradas por mujeres son todavía menos numerosas que las encabezadas por hombres, pero afortunadamente las emprendedoras van encontrando su propio espacio en el sector. Cada vez son más los ejemplos de empresas creadas y dirigidas por féminas que destacan en estos tiempos marcados por la incertidumbre y que están demostrando tener un estilo propio para sacar adelante y hacer crecer sus negocios.

Puede interesarte: Invertir en empresas lideradas por mujeres, una oportunidad de negocio

“Es evidente la falta de ingenieras o programadoras, así como la ausencia de fundadoras. Los datos reflejan que en el ecosistema startup todavía existe una importante brecha, pero hay una tendencia a que la brecha se comienza a cerrar”, analiza Camila Polensvaig, experta en startups, directora del grado en Emprendimiento y Gestión de Empresas de la Universidad Camilo José Cela y vicepresidenta de la aceleradora Tetuan Valley.

La capacidad de crecimiento rápido y su alto componente tecnológico ponen a las startups en una situación de ventaja en el momento de capear situaciones de incertidumbre. “Son buenos ingredientes para afrontar la nueva realidad”, apunta Diana Morato, directora general en varias startups y unicornios tecnológicos (compañías del sector que alcanzan un valor de mercado superior a los 1.000 millones de dólares), y fundadora de Deliveroo en España, en el Podcast de Banco Sabadell. “No sé si ser innovador y saber adaptarse es suficiente, pero sí es una buena base para afrontar los retos de mercados cambiantes”, asegura.

Pero si las peculiaridades de las startups permiten que se mantengan más estables en tiempos turbulentos, ¿qué es capaz de aportar el liderazgo femenino? Muriel Bougeois, confundadora de la empresa de libros personalizados MiCuento, está convencida de que cualidades como la empatía, la capacidad de escucha, la visión global y la predisposición a la colaboración, que suelen ser más propias de las mujeres, “son fundamentales para poder atravesar de la mejor manera la situación derivada de la pandemia”.

Elena Peyró, cofundadora de Joinup, una empresa de gestión de la movilidad, cree que las mujeres están más dispuestas a perseverar. “Nos toca lidiar con situaciones más complicadas, así que estamos acostumbradas a luchar. Y muy bien preparadas para no rendirnos”.

Esto es lo que diez emprendedoras de éxito tienen que decir sobre ser mujer y empresaria.

Muriel Bougeois

Directora general y cofundadora de MiCuento

Empatía, visión global y colaboración constante

Su startup MiCuento tiene a los niños como público objetivo, los mismos que se convierten en protagonistas de los libros personalizados que ofrece desde 2014. Dado que la crisis afecta de lleno la economía de las familias, con el inicio de la crisis ella y su equipo pensaron que tendrían menos pedidos. Sin embargo, se han encontrado con un aumento de las solicitudes y de las ventas. Muriel Bougeois considera que las semanas de confinamiento sirvieron para unirse más como equipo. "Fue muy bonito porque empezaron a salir muchas iniciativas. Por ejemplo, hacer las reuniones semanales disfrazados por temáticas: un día de brujos, al otro de superhéroes... Convertíamos el estrés en una carcajada", recuerda.

La empresaria cree que las mujeres sabrán darle la vuelta a las nuevas situaciones surgidas de esta época llena de incertidumbres, aprender de ellas, escuchar a las personas y encontrar las oportunidades. Ahora bien, “para los hogares donde hay niños y niñas es necesario que haya una clara división de tareas si vuelve un confinamiento crudo”, reclama.

Yaiza Canosa

Directora general y fundadora de Goi Travel

Hace falta mayor exposición de las emprendedoras

Hace cuatro años, con poco más de 20, Yaiza Canosa creó el único operador especializado en transporte, montaje e instalación de productos voluminosos en el hogar. Gracias a clientes como Amazon, lkea o Leroy Merlin, tiene previsto facturar en 2020 más de 12 millones de euros. Asegura que con la incertidumbre está aprendiendo a gestionar el día a día de una forma que no se interponga con el largo plazo, algo que “a nivel estratégico es bastante laborioso” ya que se tiende a priorizar lo inmediato sin a veces dedicar tiempo a pensar en el futuro.

No comparte el estereotipo de que una mujer tiene un determinado tipo de liderazgo. Para ella es algo "personal, no de género". Sí admite, en cambio, que la mujer es menos visible en el ámbito del emprendimiento y de los negocios. "Al margen de las circunstancias negativas que tengamos alrededor, lo que hay que hacer es tener más exposición".

Puede interesarte: Escucha la historia de Yaiza Canosa en el podcast de Banco Sabadell sobre logística.

Laurence Fontinoy

Directora general y cofundadora de Woom

Conseguir capital, el doble de difícil para una mujer

Su aplicación ayuda a las mujeres a calcular los días fértiles y así aumentar las probabilidades de embarazo. Durante las primeras semanas del estado de alarma tuvieron que replantearse, sin embargo, su rol. Informaron al millón de usuarias registradas en su programa sobre cuestiones relacionadas con la covid-19, si podía o no afectar al embarazo, al ciclo menstrual y a las relaciones sexuales. “De esta manera incrementamos un 17% el tráfico en la app”, asegura la emprendedora belga Laurence Fontinoy.

Mientras que algunas startups han tenido que posponer o recortar sus rondas de financiación por la pandemia, esta Fem Tech ha conseguido hacerse con dos millones de euros. “Si para una mujer normalmente es mucho más difícil conseguir capital, bajo estas circunstancias doblemente”.

Sara Werner

Directora general y cofundadora de Cocunat

Más empáticas y precavidas

Tras unas primeras semanas con caídas meteóricas de las ventas, Cocunat, marca de cosmética 100% libre de tóxicos, empezó a recibir pedidos de un nuevo tipo de consumidor, “el tradicional comprador en tienda física que necesitaba productos de calidad”, recuerda Sara Werner, que calcula que sus ventas han subido entre un 20% y un 30% desde el inicio de la crisis sanitaria. “Ser nativos digitales fue un plus que nos benefició”, añade.

Werner considera que liderar una startup hace que estés hecha de otra pasta. “Por la flexibilidad y la rapidez que debes tener. Pero el estado de alarma nos hizo ponernos al límite de nuestras capacidades, tanto creativas como de producción y logísticas”.

Con una plantilla mayoritariamente femenina, piensa que “las mujeres, por norma general, son más empáticas y precavidas y esto creo que nos da ventaja en este tipo de situaciones. Nos permite anticiparnos a los problemas. Nosotros compramos mascarillas y todo lo necesario a principios de marzo cuando aún aquí no sabíamos la que se avecinaba”.

Patricia Ratia y Marta Nicolás

Cofundadoras de Samyroad

Resilientes y perseverantes

“La incertidumbre es una de las consecuencias principales de esta situación... pero los emprendedores, por definición, estamos bastante acostumbrados a ella. En ese sentido, jugamos con ventaja”, admiten Patricia Ratia y Marta Nicolás desde esta compañía especializada en marketing de influencers que se ha expandido por Europa y Latinoamérica.

El desafío ha consistido en compaginar esa normalidad en el día a día del negocio con los factores y circunstancias personales de los equipos, “porque todos hemos pasado por altibajos emocionales, familiares o personales”.

En cuanto a los retos que se presentan en este escenario, “nos ha tocado vivir un parón obligado, pero las mujeres somos resilientes y perseverantes. Y, como con todo, también se han dado oportunidades que se pueden aprovechar”, observan desde esta compañía participada por Sabadell Venture Capital, división dedicada a dar apoyo a proyectos de emprendimiento en sus fases iniciales.

Carlota Pi

Presidenta y cofundadora de Holaluz

Avanzar es una actitud femenina

Su discurso y el de la empresa que lidera, la compañía de luz que ofrece energía 100% verde, está plagado de menciones a las personas ("nuestros actos individuales son capaces de transformar el mundo") y los valores ("producto de mi educación y de ver el mundo con los cristales de una mujer fuertemente feminista"). Está convencida de que todas las circunstancias brindan oportunidades, y la crisis de la covid-19 así lo está demostrando.

“En el primer consejo de administración tras el confinamiento me presenté con resultados y planes: habíamos seguido contratando a personas, todo el equipo teletrabajaba, los clientes tenían sus facturas readaptadas a las necesidades surgidas durante el estado de alarma y manteníamos nuestras campañas para revolucionar los tejados y convertirlos en centros de energías verdes. Mientras que otros se retraían, nosotros avanzábamos. ¿Esa actitud tiene que ver con ser mujer? Sí”, afirma con rotundidad.

Haydée Barroso

Directora de operaciones y cofundadora de Atani

Impulso a la formación tecnológica

Desde su puesto de responsable de estrategia digital de InnoCells, el hub de innovación y vehículo de corporate venturing (emprendimiento corporativo) de Banco Sabadell, Haydée Barroso supervisó innumerables iniciativas tecnológicas. Hasta que en 2019 creó Atani, la primera plataforma global para la gestión e inversión de criptomonedas.

Barroso apuesta por la cultura de empresa como guía de actuación tanto en momentos de bonanza como de crisis: “Actuar rápido es fundamental. Primero como obligación hacia el equipo que necesita entender su situación personal en momentos de elevada incertidumbre. Y segundo, porque la supervivencia de la empresa depende de ello”.

Admite que en el emprendimiento tecnológico, y en las startups en concreto, “la brecha de género es todavía mayor que en las empresas corporativas”, y se sigue sorprendiendo del desequilibrio entre sexos que existe en los centros de educación avanzada relacionados con la tecnología: “Como sociedad debemos impulsar agresivamente la educación en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) desde la educación primaria”, reclama.

Elena Peyró

Directora general y cofundadora de Joinup

Más acostumbradas a luchar

Creada hace ocho años y conocida por gestionar aspectos de la movilidad terrestre como los taxis, los aparcamientos o el kilometraje para empresas, Joinup se ha visto muy afectada por esta crisis. Sin embargo, todo el equipo entendió esta situación “como una oportunidad y desde el primer momento trabajamos para adaptar nuestros servicios a la nueva realidad”, cuenta su cofundadora Elena Peyró. Para ello, han incorporado nuevas medidas de seguridad y nuevos servicios de movilidad y líneas de negocio. “Todos estamos luchando por salir de esta crisis mucho más fuertes que antes”, aclara Peyró, que admite que cuando aceptó que esta era la nueva realidad se sintió “mucho más tranquila, y más fuerte para enfrentarse mucho mejor a las dificultades”.

Esta emprendedora cree que todavía queda mucho camino por recorrer para conseguir la igualdad. “La mujer cuenta con dificultades añadidas, como el cuidado de los hijos, que a día de hoy todavía recae en mayor porcentaje sobre ella, y esto dificulta mucho su desarrollo profesional”, indica. Y para mitigarlo es necesario un cambio profundo de la sociedad que debe empezar por la educación a edades tempranas.

Clara Torrijos

Directora general y fundadora de Gokoan

Mayor facturación y menor índice de fracaso

En su empresa preparan oposiciones con una metodología de aprendizaje propia en formato online. Precisamente esto les ha permitido seguir funcionando. Clara Torrijos reconoce que “hay que estar preparados para cambios a corto plazo, tanto a nivel estratégico como financiero. Disponer siempre de un plan B, e incluso C, y un mínimo en caja que aguante circunstancias sobrevenidas”.

Esta emprendedora menciona estudios que han demostrado que las mujeres gestionan de forma diferente sus empresas, especialmente los recursos económicos. “A pesar de recibir menos financiación, facturamos más y tenemos menos índice de fracaso. Pero también somos menos atrevidas a la hora de tomar ciertas decisiones”, explica Torrijos.

María Martín

Cofundadora de Tiendeo

La eterna situación: trabajar y cuidar a los hijos

Fundada en 2011 por las hermanas Eva y María Martín y Jonathan Lemberger, Tiendeo es la web y aplicación líder de folletos promocionales online y está presente tanto en Europa como en Latinoamérica. “Después del susto de las primeras dos semanas [del estado de alarma], ha sido una enorme oportunidad para nosotros. Los más reticentes a dejar el papel han visto durante este periodo que no se podía realizar la distribución del folleto en ese soporte y que el canal online es igual e incluso más efectivo, económico y sostenible. Esto nos ha abierto muchas puertas y creemos que es una tendencia que va a seguir creciendo más y más”, explica María Martín.

Es pesimista, en cambio, respecto a la situación de la mujer empresaria y trabajadora. "Seguimos teniendo los mismos problemas que antes: las que lo hacían todo en casa siguen haciéndolo y, con los niños alrededor, su situación ha empeorado. Es casi imposible trabajar y cuidar a los hijos al mismo tiempo".

Puede interesarte: Estas cinco mujeres españolas están cambiando el mundo