_
_
_
_

El Consejo de Disney resiste los embates de los inversionistas rebeldes

El gigante del entretenimiento asegura que sus ejecutivos han sido reelegidos a pesar de la campaña del fondo Trian para colocar a dos miembros en el organismo

El logo de Walt Disney aparece en un monitor de un ordenador de la Bolsa de Nueva York.
El logo de Walt Disney aparece en un monitor de un ordenador de la Bolsa de Nueva York.Richard Drew (AP)
Luis Pablo Beauregard

Los accionistas de Disney han respaldado abrumadoramente la visión de Bob Iger, el consejero delegado del gigante del entretenimiento. Los socios han dado al principal ejecutivo de la compañía una victoria ante un importante desafío presentado por el inversionista Nelson Peltz y su fondo Trian. Estos, después de una campaña de casi dos años, han fracasado en su intento de conquistar dos asientos en el consejo de administración de la empresa, que ha sufrido un turbulento periodo desde que Iger volvió al timón en noviembre de 2022.

A pesar de la derrota, los inversionistas de Trian han considerado su campaña todo un éxito. “En los últimos seis meses, el precio de las acciones de Disney ha subido un 50% y se encuentra entre una de las acciones con mejor desempeño”, ha asegurado el fondo en un comunicado publicado después de que se confirmó que 12 de los 13 ejecutivos del consejo repetirán en su cargo (un asiento no estaba en juego). Disney invirtió varios millones de dólares en una campaña de información a sus socios que pedía no dar votos a los candidatos de Trian. Estos eran Nelson Peltz, un veterano inversor activista y Jay Rasulo, un antiguo ejecutivo de Disney que abandonó la empresa en 2015.

Iger fue apoyado por el 75% del voto de los accionistas, de acuerdo a un recuento preliminar publicado por Los Angeles Times. En cambio, Peltz quedó muy lejos de hacerse con un asiento y solo obtuvo el 31% de los votos. Rasulo tuvo sufragios marginales, al igual que otros tres candidatos propuestos por otro inversor activista, el fondo Balckwells Capital.

A pesar de la campaña de Peltz y Rasulo, el consejero delegado, quien tiene contrato hasta 2026, contó con un soporte importante durante el desafío. BlackRock, el segundo accionista de Disney, pidió votar por el actual consejo. El gestor de fondos tiene una participación de 9.500 millones de dólares, un 4,2% de acciones de la empresa. El consejero delegado también tiene el apoyo de T.Rowe Price, otra empresa de gestión de activos que es dueña del 0,5% de los títulos. Es avalado asimismo por influyentes hombres de negocios como Jamie Dimon, de JPMorgan Chase y grandes nombres de Hollywood como George Lucas y Michael Eisner, quien precedió a Iger en el cargo.

La disputa entre Trian y el actual consejo de Disney había sido calificada por los medios estadounidenses como la más seria contienda interna en casi 20 años. Iger fue el rostro público de la compañía desde inicios de los años 2000 hasta 2020, cuando entregó su cargo a su sucesor, Bob Chapek. Después de dos accidentados años del nuevo consejero delegado, Iger abandonó su retiro y volvió para dirigir la compañía en sus años más turbulentos.

Con el retorno de Iger también volvieron sus enemigos. Entre ellos Nelson Peltz y su fondo Trian, que posee 3.500 millones de dólares en títulos de la compañía, el 1,8% de la empresa. La mayoría de estas acciones son propiedad de Ike Perlmutter, un viejo socio de Peltz y uno de los hombres más importantes en el resurgimiento de Marvel como una potencia en la creación de contenidos de los estudios cinematográficos. Perlmutter fue despedido de la compañía cuando Iger volvió al puesto de consejero delegado. Su despido fue parte de un esfuerzo corporativo por recortar el gasto, una de las exigencias que Peltz hizo en enero de 2023 para corregir el rumbo y frenar la caída de las acciones de la empresa tras la pandemia.

Iger se anticipó entonces para evitar un golpe al interior del consejo. Este miércoles parece haber ganado la partida.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_